Inspiración para novias: la colección Sessun Oui 2017

Buenos días!

Volvería a casarme mañana mismo (con el mismo, claro!) y, en esa nueva hipotética boda, hay cosas que cambiaría (espero que para mejor), pero otras cuantas que haría exactamente igual, porque no he cambiado de opinión en ciertas cosas, a pesar de que hayan pasado casi 6 años. 

Una de las cosas de la que sigo plenamente convencida es de que volvería a comprarme un vestido low cost. El mío realmente no fue de marca barata tal cual, sino  más bien de muestrario de una marca lago más cara, pero el resultado, que es a lo que voy, es que no invertí miles de euros en un vestido que me voy a poner un día. Evidentemente respeto a las que sí que les apetece hacerlo, pero yo, por ejemplo, preferí gastarlo en el viaje o en otras cosas que pudiera compartir con el resto de invitados. Como sabéis, para gustos, colores.

Cuando yo me casé no había tantas firmas que se hubieran apuntado a hacer vestidos de novia a un precio asequible, pero las novias de ahora tienen un amplio abanico para elegir. Una de mis marcas favoritas para vestidos de novia low cost es Sessun, que si ya me gusta en su línea de ropa "normal", me encanta en su colección Sessun Oui, de la que este mes lanzan la línea de 2017.

Os dejo con unas fotos, pero en su web podéis ver todos los modelos e incluso comprarlos!












fotos vía

¿Qué os parece esta colección?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Mis 3 novedades favoritas de Ikea

Buenos días!

Suelo ir a Ikea una vez al mes (a veces menos) porque a mis hijos les encanta. Les gustan las tortitas para merendar, la zona de juegos, los perritos calientes y llevar los carritos infantiles. Por eso aprovecho alguna tarde entre semana, de estas en las que sabes que se les va a hacer cuesta arriba estar en casa, pero igual no hace muy buen tiempo para estar en la calle, y nos vamos a Ikea, aprovechando que lo tenemos cerca de casa.

Por eso, suelo estar al tanto de las novedades que van llegando a las tiendas, que ya sabéis que suelen hacerlo poco a poco. Hoy, aprovecho este miércoles para enseñaros mis 3 favoritas de las que he descubierto en mi última visita, como dice el título del post:

1. La lámpara con forma de globo Drömminge. Hay tres colores, rojo, amarillo y azul, y está pensada para colgar en la pared y enchufar. En la imagen tenéis tres rojas que había en exposición cuando fui. Su precio es 6,99 euros ¿qué os parece?



2. La colección de menaje de mesa Behaga, creo que algún plato suelto me llevaré porque me parece realmente preciosa.



3. Lokabrunn, una tabla de madera con el abecedario impreso. Como decoración para el cuarto de los niños me parece genial, o para un salón decorado en estilo soft. Mide 50x70 y cuesta 19,99 euros.


¿Qué os parecen estas tres novedades? ¿Tenéis alguna que contarme a mí?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Aeropuertos en familia!

Buenos días!

Somos una familia muy viajera, pero la mayoría de nuestros viajes largos son los que hacemos para viajar desde Valencia, la ciudad donde vivimos, a Cádiz, la ciudad donde nací y crecí y donde viven mis padres, mis amigos, y donde suelo encontrarme con mis hermanos. Cuando vamos a Cádiz solemos viajar en tren porque, a día de hoy, me parece el mejor medio de transporte para viajar con niños.

Sin embargo, de vez en cuando cogemos un avión, sobre todo para viajar al extranjero. El año pasado visitamos en familia Londres y París y nuestro hijo mayor incluso ha cruzado el Atlántico (ahora con el pequeño no sé yo si me atravería porque es mucho más movido y travieso que su hermano). 

Antes de tener hijos, o cuando volamos Borja y yo solos (que solo ha sido una vez, realmente, desde que somos padres) me dan igual los horarios, el aeropuerto o los servicios que tenga. Sin embargo, ahora os confieso que, dentro de las complicaciones que creo que tiene el volar con niños, busco aeropuertos, en la medida de lo posible, que me ofrezcan servicios para que los niños estén más a gusto.

Cuando viajamos a un destino por primera vez, suelo mirar comparativas, opiniones y clasificaciones, que hace poco ni sabía que existían, como la de eDreams con los mejores aeropuertos del mundo. Por ahí me oriento un poco, y así decido, sobre todo en ciudades que tienen más de un aeropuerto, para no equivocarme y elegir uno que esté demasiado lejos de la ciudad o que tenga mala comunicación (o cara) con la ciudad. A veces, mirando, me doy cuenta de que la opción más recomendable no es siempre la más obvia.



Por ejemplo, cuando en diciembre del año pasado viajamos a Londres, lo hicimos desde Alicante en lugar de salir desde Valencia, nuestro aeropuerto más cercano. El motivo fue que los vuelos que salían desde aquí tenían horarios muy malos: llegábamos a Londres pasadas las 11 de la noche y eso con los peques me parecía demasiado. Desde Alicante había más vuelos y elegimos uno a las 11:30 de la mañana que fue mucho mejor. Además, sin yo saberlo de antemano, descubrimos que este aeropuerto tiene zonas infantiles con toboganes y columpios, y eso hizo la espera de los niños mucho más amena. Otra de las cosas en las que me fijo mucho es en las zonas de restauración, porque, con peques, os lo confieso, siempre me viene bien que tengan alguna cadena conocida en la que sepa lo que me voy a encontrar: un burger con menú infantil y regalito siempre hace más amena la espera (vamos muy poco, pero para estas ocasiones hacemos una excepción!)


También es importante, al menos para mí, que tenga baños familiares. Lo del cambiador en el baño de chicas no me sirve, lo siento, porque nosotros solemos cambiar el pañal entre los dos. No porque nos guste más, sino porque es un niño algo rebelde (y ahora ya, enorme) y cambiarlo una persona sola en un baño público es toda una odisea. Por eso, las salas independientes con cambiador y baño familiar son un plus para mí. Las tienen cada vez en más sitios, aunque la primera vez que las vi en aeropuertos fue hace ya unos años en Frankfurt Hahn.

Otras veces, no creáis, sobre todo antes de tener niños, hemos visitado aeropuertos por conocer el proyecto arquitectónico. Como los dos somos arquitectos, decidimos hacer escala en nuestro viaje de novios en el aeropuerto de Hong Kong, que es de Norman Foster y que en su día, ahora no lo sé, era el espacio cubierto más grande del mundo. Lamentablemente, las cosas no siempre salen como uno las planea, y, nada más bajar y empezar la escala, se me juntaron los gases que a veces me dan cuando vuelo con un mareo y dolor de cabeza seguramente por culpa de la presión, que me obligó a quedarme tumbada en dos asientos casi toda la escala. La conclusión positiva es que tengo que volver a Hong Kong!

Os seguiré contando nuestros próximos viajes. Aunque este año la idea es descansar más y ahorrar un poco, seguro que alguna escapada cae, porque los niños empiezan ya a disfrutarlas mucho.  Eso sí, miraremos bien a qué aeropuertos vamos para disfrutar a tope sin incomodidades.

Y vosotros ¿miráis a qué aeropuerto viajais o simplemente hacéis click y que sea lo que dios quiera?




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: viajar a Londres con niños pequeños

Buenos días!

2016 fue para nosotros un año de viajes. Los niños conocieron vieron por primera vez la nieve, y también las ciudades de París y Londres. La verdad es que me alegro mucho de habernos lanzado a estas aventuras, y las repetiría en este 2017 sin dudarlo.

El pasado mes de abril os conté nuestro viaje a París, haciendo un post dedicado especialmente  a las peculiaridades de viajar con niños, y hoy vengo a hacer lo propio de Londres y vengo a contaros 7 cosas. Tened en cuenta que nosotros fuimos en diciembre, y por eso no fuimos a parques ni actividades al aire libre. Si como nosotros, vas a ir en las semanas previas a navidad, tal vez te interese mi post con 5 planes de navidad en Londres. Por otro lado, Londres da para hacer tantas cosas que es imposible llegar a todo. Yo os voy a hablar de lo que hicimos pero eso no quiere decir que lo que conozcáis y no esté en la lista no sea igual o más genial para hacer con vuestros hijos...dicho queda! También deciros que mis fotos no son las mejores, fue un viaje para disfrutar de estar juntos y no perdí mucho el tiempo en encontrar la imagen perfecta ni llevé más cámaras que la del móvil.

1. Transporte: al igual que en París, el metro es un rollo, porque casi no hay ascensores y bajar con un carrito de bebé se convierte en una tortura. Nosotros decidimos movernos fundamentalmente en autobús: a los niños les encantó el tema de que fueran rojos y de dos plantas y, además, ahora que muchas compañías de móvil te dan internet en Europa sin coste (vodafone, por ejemplo) y las apps que te informan en tiempo real de trayectos, rutas y líneas, fue super cómodo. Os lo recomiendo (nosotros usamos Citymapper para buscar rutas y paradas). 

2. Si a tus hijos les gustan los trenes y los autobuses, llévalos sin duda al Museo del Transporte en Covent Garden. Les va a encantar. No es muy grande pero tiene muchas zonas con actividades para ellos,  pueden sentarse en el sillón del conductor del bus, jugar en una ludoteca llena de trenes y vías para construir o subir al segundo piso de un tranvía antiguo. A los mayores os recomiendo su tienda, tiene cosas geniales.








3. La Torre de Londres es un sitio genial también para ellos. Yo, sinceramente, la confundía con otra cosa, y creía que era solo una torre, pero realmente es un fortaleza con mucho espacio libre y jardines en el que se puede pasear tranquilamente sin tener que preocuparse de coches y demás. En una de las zonas se puede ver un minicambio de guardia (son dos guardias solamente, pero a lo niños les impresiona y gusta), y, además, están las joyas de la corona entre las que se encuentra la corona que roban los Minions en su película, que a muchos niños les encanta. Otro atractivo son los cuervos, que pasean por el suelo a sus anchas como si fueran palomas, y la zona de exposición de armaduras. Como os digo, es muy completo y, si hace buen tiempo, muy agradable.





5. Sky Garden. Es un plan perfecto para hacer si niños, pero que con niños también se puede hacer y lo disfrutarán. La última planta del edificio conocido como Walkie Talkie, es un mirador de acceso gratuito (eso sí, necesitas reservar cita a través de la web, y con tiempo porque se agotan). Tiene cafetería y un par de restaurantes, además de una terraza descubierta, un jardín interior y una terraza superior cubierta con las mejores vistas. A nosotros nos encantó. Nuestra cita coincidió justo con el atardecer y fue genial. Lo descubrí gracias a Isabel.






5. Museo de historia natural, imprescindible si a vuestros hijos les gustan los dinosaurios y/o el espacio. Nosotros fuimos por lo primero, y salieron boquiabiertos! El patio exterior también es precioso pero creo que no hay forma de llegar en ascensor o rampa, así que si llevas silla de bebé te toca subirla y bajarla en peso. El edificio en sí, como veis en la foto, ya merece la pena por sí solo!




6. Sobre restaurantes...con niños ya sabéis que es algo complicado, y que hay tanta variedad y la ciudad es tan grande, pero si sois de ir a McDonalds, a mis hijos les gustaron mucho los nuggets de pescado, que en España no existen. Eso sí, allí por contra no hay patatas deluxe. Probamos también uno de los restaurantes italianos de Jaime Oliver, y el menú infantil estaba muy bien. Personalmente, el restaurante que más me gustó de los que fuimos fue Wahaca, un mexicano que es cadena y en el que también tenían un menú infantil muy rico (quesadillas, que siempre es un acierto!) También estuvimos en Busaba,  un tailandés donde a Martín le hizo mucha gracia que nos sentaran con desconocidos en la misma mesa. Tenéis unos cuantos a lo largo y ancho de la ciudad.
Para el picoteo entre horas lo que más les gustó fue ir al supermercado y elegir galletas, bebidas y yogures diferentes a los que encuentran aquí, toda una aventura!





7. Alojamiento. Aunque vuelvo a decir que Londres es enorme, que hay alojamientos de todo tipo, que todas las zonas tienen su encanto y que no es fácil recomendar, yo os digo que el sitio donde estuvimos nosotros me gustó mucho. Son unos apartahoteles que se llaman The Rosebery Apartments y que me encantarón por varias cosas:

- era una habitación/salón/cocina bastante amplia.
- tenía lavavajillas, lavadora, secadora, cafetera de cápsulas, tostadora, microondas y vitrocerámica
- todo estaba super nuevo.
- no tenía moqueta, sino suelo laminado de madera (en realidad la zona de la cama sí, pero salón, cocina y baño no)
-daba todo a la calle con unos ventanales preciosos.
-el último día se quedó mi hermano con nosotros y nos pusieron cama supletoria a un precio muy razonable (18 libras).

Para los niños está muy bien, aunque por ponerle una pega, que no tenía bañera sino ducha. Creo que hay apartamentos más grandes también: nosotros nos apañamos con una cuna para Nico y con Martín durmiendo con nosotros pero, como os digo, el último día nos pusieron una cama supletoria que cabía muy bien.





Londres, la verdad, tiene un montón de posibilidades. Lo mejor es la cantidad de vuelos que tenemos desde casi todas partes y, como os digo, es una ciudad en la que hay muchas muchas cosas para viajar con bebés y niños!

Y vosotros ¿os animáis a visitar esta ciudad en familia?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Wishlist: camisetas divertidas

Buenos días

El calendario nos avisa: la primavera ya está aquí, y por fin podemos empezar a pensar que dentro de poco nos pondremos en manga corta!


Mi forma de vestir siempre ha sido bastante deportiva. Intento arreglarme de vez en cuando pero la verdad es que tanto por mi personalidad como por mi estilo de vida actual inevitablemente tiendo a vestirme con ropa cómoda y desenfadada. Las camisetas son mi prenda estrella, sobre todo en las tardes que paso con mis hijos. Ahora que empiezan a crecer, además, les divierte mucho que su padre o yo llevemos camisetas con logos o personajes que ellos puedan identificar. No os imagináis lo que les gusta una camiseta de cazafantasmas de Primark que lleva su padre. Se la piden a diario!

Por ellos y por mí esta nueva temporada tengo pensado hacerme con un par de camisetas divertidas, y en mi wishlist están ya estas 6. Creo que voy a ponerles algún capítulo de Alf en casa para que lo conozcan y sigan mi rollo, porque la camiseta 6, que es de Zara, me está llamando!






1. camiseta de Fanta, 2.  camiseta de La Bella y la Bestia, 3. camiseta de rayas, 4. camiseta mostaza, 5.  camiseta días de la semana, 6. camiseta de Alf

Y vosotras ¿lleváis camisetas divertidas de vez en cuando o sois más sobrias vistiendo?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Hace dos años: ganas de primavera

Buenos días!

Como cada mes, paso por aquí en viernes para recordaros mis posts favoritos de un mes como hoy, hace algunos años. Esta vez he elegido 2015, porque marzo de ese año fue un mes muy bonito: la primera primavera de Nico, nuestras primeras aventuras siendo 4 en casa, y un montón de vivencias especiales y también divertidas.

De lo que publiqué en el blog ese mes, me quedo con estos 4 posts:


1. Nuestro picnic en el antiguo cauce del río Turia. Había muchas ganas de primavera, de reunirse y de celebrar!




2. Os enseñaba un look que me encanta con un pequeño ciclista inflitrado.






3. Compartía, gracias a la generosidad de Elisa, la fiesta del segundo cumpleaños de Camila. En dos palabras: preciosa y real.






4. Martín tenía 2 años y un par de meses, y os enseñaba sus juguetes favoritos. Bueno, en realidad, un compendio entre lo que le gusta a él y lo que me gusta a mí, de todo lo que tenía en esa época.





Esto es lo que pasaba en el blog en marzo de 2015...y vosotros ¿ qué estabais haciendo hace dos años?


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas