Día del libro: 5 palabras admitidas por la RAE que a mí me dan risa!

Lo primero, feliz día internacional del libro! Hoy, 23 de abril, coincidiendo con el día de la muerte, en 1616, de Cervantes y Shakespeare. Lo cierto es que ninguno de los dos murió exactamente este día, pero a mí me parece un detalle bonito tomarnos esta licencia poética para una celebración como esta, no os parece?

Leer da sueños, da libertad, nos ayuda a aprender, y nos acerca a la verdad. Si os digo al verdad, a veces siento envidia de la gente de otros tiempos que vivió sin medios audiovisuales, con los libros como herramienta principal y casi única para acercarse a las historias, porque usaban continuamente su imaginación, dando forma en su cabeza escenarios, personajes y aventuras.

El día del libro nos sirve, a casi todos (me incluyo), para recordarnos que debemos leer más y para celebrar la suerte que tenemos de poder hacerlo.



A mí me encanta aprender leyendo y, en especial, aprender dos cosas: de historia, que confieso que tengo déficit, y también aprender palabras nuevas. De las que os quiero hablar hoy, son palabras que, si bien pertenecían en un primer momento al vocabulario menos académico y más popular, hoy están admitidas por la RAE, y podemos usarlas con toda legitimidad. Sin embargo, a mí, aunque estén admitidas, me sigue dando la risa. Allá van 5 de mis favoritas:

1. Asín. Qué queréis que os diga, pero, aunque intente usarla, no me sale. "Tampoco es para ponerse asín, verdad?"

2. Crocodrilo. ¿En serio? Mi hijo mayor lo dice, porque confunde con su nombre en inglés, que es crocodile. Esta forma aceptada coincide más con este idioma, pero a mí me cuesta decirlo así (o asín!)

3. Acojonante. Lo decimos, verdad? Esta sí que la usamos de tarde en tarde, y la incluyo aquí porque me encanta que esté bien dicha.

4. Zangolotino. Esta es algo muy personal. Mi abuela lo dice mucho para referirse a un niño grande, patoso, que es algo más infantil de lo que debería o que quiere hacerse pasar por niño. Su aceptación por la RAE es relativamente reciente, y a mí es una palabra que me hace mucha gracia.

5. Descambiar. Palabra que en Cádiz todos usan desde que tengo, valga la redundancia, uso de razón, y que en mi familia ha sido objeto de debate desde tiempos inmemoriales. La gente allí dice mucho aquello de descambiar una prenda de ropa, y se puede interpretar que cambiar es dejar un jersey, por ejemplo, para llevarte otro, mientras que descambiar es que te devuelvan el dinero. Sin embargo, la RAE no lo deja claro, ya que la definición que da para descambiar es: deshacer un cambio. Yo me quedo igual ¿y vosotros?

Además de estas 5, algunas que conoceréis y que son clásicos totales, son almóndiga, toballa, murciégalo, otubre y albericoque.

Decidme ¿alguna palabra que os sorprenda que esté admitida por la RAE?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Cómo montar un desayuno de cumpleaños en media hora

El pasado domingo tuvimos cumpleaños en la familia. Mi marido cumplió una cifra redonda, y, como era domingo, le preparamos un buen desayuno en casa. Los niños me echaron una mano el día antes, comprando, y esa misma mañana montando todo, mientras su padre dormía.



¿Qué compramos?

1. En el supermercado, la tarde antes: arándanos y frambuesas, unas galletas ricas y zumo de naranja natural.

2. En Tiger: servilletas, una guirnalda de colores con las letras de Happy Birthday, unos globos de foil plata con las letras de Feliz Cumple, servilletas, un par de tarjetas de felicitación y velas.

3. En Party fiesta: confetti con el número del cumpleaños.

La tarde anterior hicimos todos juntos una tarta de galletas, chocolate y natillas. Ya os conté en Instagram el proceso y, por si queréis hacerla, esta es la receta. Allí os explico como hacerla para desmoldarla luego, pero esta vez la hicimos en una fuente y la servimos de allí directamente.




¿Cómo lo montamos?

Pusimos un mantel blanco para la mesa del comedor, y, en la pared de detrás, montamos los globos con la frase FELIZ CUMPLE.

La guirnalda con las letras la dejamos a modo de camino de mesa, sin colgarla, para dar color al montaje del desayuno. 

Cogimos botellitas de plástico pequeñas para servir los zumos y la leche, y unos cuencos blancos de diferentes tamaños para las galletas y la fruta.

En la mesa pusimos confetti, y una tarjeta en 3d con forma de tarta, que hizo de centro de mesa. Elegimos platos y servilletas en los mismos tonos que la guirnalda, y pusimos también algunos regalos sobre la mesa, envueltos con un papel de Primark.




Lo que más nos costó fue encender todas la velas....decidimos ponerlas todas y fue toda una peripecia, la verdad!



Cuando los cumpleaños caen en fin de semana o festivo me encanta montar desayunos especiales. Seguramente recordaréis los que monté en 2016 para los peques, ya que el cumple de Nico cayó en domingo y el de Martín, como es en vacaciones escolares, siempre intentamos cogernos el día y pasarlo con él!






Lo dicho, nos encanta celebrar y desayunar juntos en estos días especiales! ¿Y a vosotros?




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Receta: brócoli gratinado con falsa bechamel de calabacín

La semana pasada probamos una receta nueva para cenar y, al subirla a Instagram, recibí unas cuantas peticiones para que os contara el paso a paso. Realmente, es una elaboración super sencilla que no tiene más truco que la falsa bechamel de calabacín, que ya os conté cómo hacía cuando compartí en este otro post la receta de la lasaña de brócoli y jamón.

La  receta del brócoli gratinado lleva estos ingredientes, para cuatro personas:

- un tronco de brócoli

- falsa bechamel de calabacín (os dejo la receta más abajo)

- queso parmesano y mozarella (elijo estos porque son los más naturales de los que se encuentran en el supermercado. Si lo compráis ya rallado, en bolsa, fijáos bien en los ingredientes, que lleve solo queso sin aditivos)

- tres huevos duros cortados en rodajas

-opcional, taquitos de jamón serrano




¿Cómo se prepara?

1. Hacemos la falsa bechamel de calabacín:

Ingredientes:

- 600 gramos de calabacín
- 150 gramos de leche
- 4 quesitos de El Caserio o similares
- nuez moscada
- pimienta
- sal
- 1 cebolla
- 30 gr aceite de oliva



Yo la hago en la thermomix, así:


- ponemos un chorrito de aceite y programamos 4 minutos, velocidad 1, temperatura varoma

- añadimos la cebolla cortada en cuartos y los calabacines y programamos 7 minutos,  velocidad 1, temperatura varoma

-echamos la leche, los quesitos, la sal, la nuez moscada y la pimienta y programamos 15 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

-trituramos 30 segundos a velocidad progresiva 5-10 (comprobamos que no haya grumos y si hace falta trituramos más tiempo)



Si no tenéis thermomix, podéis hacerlo como hagáis habitualmente las cremas de verdura, en una olla normal, siguiente, por ejemplo, esta receta.

2. Separamos las ramitas de brócoli, deshechando las partes duras del tronco, y los hervimos al vapor durante 5 minutos.

3. En una fuente, ponemos  los ingredientes: el brócoli hervido, los huevos duros en rodajas y los taquitos de jamón.


4. Cubrimos todo con la bechamel.

5. Ponemos el queso encima.

6. Gratinamos unos 10 minutos.





Como veis, no tiene mucha ciencia! Nosotros lo devoramos todo y aún me estoy acordando de lo rico que estaba. Me parece que esta semana repetimos!



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles de arquitectura: una casa con un recibidor muy original


Uno de los elementos con los que me cuesta atreverme en casa es el papel pintado.  Siempre ando dando vueltas a cómo integrarlo en casa pero, como estamos alquilados, me da pereza meterme en el lío para luego tener que perderlo cuando me vaya (o quitarlo, si el dueño lo pide).

Pero, aunque no me haya lanzado a ponerlo en mi hogar, me doy cuenta de que me gusta, mucho. ¿Sabéis por qué? Porque siempre mis carpetas de Pinterest siempre están llenas de fotos en las que se ve papel pintado. La última que guardé fue la de este apartamento, que me encanta. Los motivos vegetales son muy acogedores y creo que si me decidiera a poner uno, seguramente sería en estos tonos y temática.















fotos vía

La casa entera es muy acogedora, y tiene esa mezcla entre antiguo y nuevo que siempre me atrae. No sé si me atrevería a hacerlo (es decir, semirreformar una casa), pero me llama la idea!

Y vosotros ¿habéis puesto papel pintado en casa alguna vez?

TERESA ZC


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas