La cara B de mi Instagram: nuestro papel de regalo DIY

Buenos días!

Como cada mes (desde hace tres), traigo a este blog la cara B de mi Instagram, es decir: lo que no se ve de una de las fotos que he subido durante el mes a mi cuenta de dicha red social.

Este mes he estado algo menos activa: no sé muy bien el motivo pero tengo días en los que quiero subir 50 fotos y otros días en los que no me apetece compartir ninguna. Este mes de Abril he tenido más de lo segundo, así que hay menos donde elegir.

El caso es que quería enseñaros una foto que subí a Instagram y que, en este caso, también forma parte de un post del blog: el que publiqué el martes pasado enseñando nuestro papel de regalo DIY para el cumpleaños de mi marido.





Lo primero: os cuento lo que es verdad:

- el papel que hicimos es el de la foto.

-efectivamente, lo usamos para envolver ese paquete, que tenía un regalo para el cumpleaños, y fue una sopresa para el cumpleañero.

-la forma de hacerlo fue la que vistéis en el post del martes pasado.


Entonces....¿qué es lo que no se ve de esta foto? Pues estas  tres cosas:

1. Martín, nuestro hijo mayor, se cansó a mitad de pintar. Dijo que no pintaba más papel, que quería ver dibujos animados, y me tocó meter a mí algún dedo en pintura para completar una zona.



2. Nico, el pequeño, no sabe pintar solo, solo sabe comer pintura y todas las huellas suyas que hay son hechas con mi ayuda. Eso sí, su boca y sus mofletes parecían un cuadro de Picasso. Además, tuvo que pintar en ropa interior porque fue imposible que se dejase poner un baby o babero para no mancharse.



3. Terminamos de pintar el papel tarde, y ya no había buena luz para hacer foto del paquete acabado. Al día siguiente, que era el del cumple, Martín se empeñó en dar el regalo nada más levantarse y tampoco había luz. Os confieso que volví a envolver el regalo al día siguiente para hacer las fotos que subí a Instagram y que puse en el blog, para que se viera bien el resultado.










La verdad es que el resultado fue genial, al regalado le hizo mucha ilusión y eso es lo que cuenta. De lo que tuve que limpiar y recoger después de hacer la manualidad no le he dicho nada, pero igual surge el tema cuando encuentre algún resto de pintura en los azulejos de la cocina!

Como véis, lo que subo a Instagram es verdad, pero algunas veces me callo la parte en la que no todo es tan bonito.

Confesad, vosotros también lo hacéis...a que si?



TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Wishlist: botellas de agua

Buenos días!

Cuidarse está de moda, y eso me gusta. Creo que todos debemos ser conscientes de la importancia de tener unos hábitos de vida saludables. Entre ellos, como sabéis, está el hidratarnos bien: beber al menos 1,5 litros de agua, mejor si son 2, es algo que, aunque al principio cuesta, merece la pena.
Yo noto mucho los efectos positivos de beber suficiente y, también, las consecuencias negativas cuando no lo hago.

Y ¿ por qué no lo hago siempre? Pues porque me resulta fácil cuando esto en la oficina o en casa, pero cuando estoy fuera se me olvida, me resulta incómodo o no quiero beber mucho para no estar yendo al baño cada media hora.

Uno de mis propósitos de este 2016 fue beber más agua fuera de casa. De momento lo estoy cumpliendo gracias a que tengo una botella de agua bien bonita, cómoda y resistente. Como en todo en esta vida, es importante tener las herramientas adecuadas y, aunque parezca una tontería, tener una botella bonita y cómoda que llevarte cuando sales de casa, hace mucho.

Puedes hace también como estas celebrities y llevar una deshechable, de supermercado, pero no es lo mismo:






Las celebrities, que marcan la moda de lo que llevamos, se decantan casi todas por la marca Bkr (habrá que enterarse de cuánto les han pagado, pero también os digo que es la botella que tengo yo y que es una maravilla)




No todas llevan esa marca, pero me ha costado encontrar estas fotos de abajo en las que llevan otras diferentes.



La Bkr, como ya os conté en este post, vale unos 35 euros. Para mí es la mejor de las que he probado (que han sido unas cuantas), pero, para que veáis que no hace falta gastarse tanto, os he hecho una selección de botellas ideales con un precio también ideal. La 9 es la Bkr y la 3 es un clon de Urban Outfitters que vale la mitad. Hasta en esto hay clones, es alucinante!






Contadme ¿ tenéis una botella de agua bonita para llevar a la calle o andáis siempre con las de plástico del supermercado?

TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles de arquitectura: dos habitaciones para dos niñas

Buenos días!


El proyecto de interiorismo de la casa que os traigo hoy incluía tres habitaciones infantiles para dos hermanas: una de juegos más un dormitorio para cada una. Penelope y Ivy tienen cada una su habitación para dormir, que, si bien son diferentes porque así lo es la edad y el carácter de las niñas, comparten paleta de color y estilo, queda perfectamente claro que son de la misma casa y de la misma familia.

Conseguir este equilibrio siempre es complicado: que cada estancia tenga estilo propio pero que a la vez la casa se entienda como un todo. Como aquí lo han conseguido, me ha parecido interesante enseñar este proyecto en el blog.  Las tres primeras fotos son de la habitación de la hermana mayor, y las otras tres de la pequeña.

¿Cuál os gusta más?








Yo lo tengo claro, me quedo con la segunda habitación! La cama con la estructura rosa y el aparador con los libros me han conquistado!

fotos vía

besos a todos!




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram




Maternidad: viajar a París con niños

Buenos días!

Como muchos ya sabéis porque os lo conté en facebook e instagram, aprovechamos la semana santa para viajar los 4 a París. Ya os conté  en el blog  el día que pasamos en DisneyLand París  y también mis favoritos de París.


Me quedaba contaros esas cosas que para el resto de la humanidad pasan inadvertidas pero que para nosotros, padres y madres de niños pequeños, son vitales. Cosas cómo si podemos montar en metro con carritos o si tienen tronas en tal o cual café....Os cuento 10 que me parecieron importantes y que os ayudarán a hacer vuestro viaje más cómodo:

1. El Museo del Louvre ofrece acceso preferente para minusválidos y carritos de bebé. No hagáis la cola, solo váis a la entrada de la pirámide y en el centro hay un cartel de minusválidos. Si te pones ahí enseguida vienen a abrirte. Esta es la buena noticia, la mala es que el museo es un poco laberíntico y es fácil encontrarte de repente en un punto del que solo se puede salir por escaleras. Hay pocos ascensores y mucha gente sin carrito que pretende usarlos antes que tú. Hay que armarse de paciencia pero, como muchos sabréis, es un sitio precioso que merece la pena visitar. Además, al ser tan variado su contenido, es fácil encontrar algo que a tus hijos les guste: pintura, escultura, utensilios cotidianos de distintas civilizaciones, mosaicos, tapices...los patios también son una maravilla para sentarse a descansar.
Esta foto es del Museo d'Orsay, que ya os recomendé, y en el que Martín alucinó con una maqueta seccionada de la ópera.






2. Respecto al transporte, es cierto que el metro es un rollo porque no hay ascensores desde la calle, todo son escaleras. La buena noticia es que París tiene un servicio de autobuses urbanos muy bueno, y al que se puede acceder genial con sillas de bebé. A ellos les gusta porque ven la calle y es más divertido. Existe una app de la empresa municipal de buses en la que te indican que autobús debes coger en cada momento y cuanto tardan. A nosotros nos resultó muy cómoda y fuimos en bus a todas partes.

3. ¿Montmartre con silla de bebé?. Aunque no podrás subir las famosas escaleras del Sacre Coeur a no ser que cargues carritos y bebés a pulso, no es un barrio tan difícil como pensábamos a priori.
Puedes llegar en bus urbano, y, una vez allí, tienen microbuses que recorren las calles más estrechas y empinadas de la zona. Para subir a los pies de la basílica y ver las vistas de todo París, puedes coger el funicular, que es muy cómodo. No es el plan ideal para ir con sillas, pero si hay ganas, se puede.

Aquí tenéis una foto de las vistas que tuvimos sin subir ni un escalón...merece la pena, verdad?



4. Muchísimos restaurantes tienen menú infantil, incluso aunque no lo ponga en la carta. Suelen ser grandes e incluir postre, que a veces tuvimos que ayudarle a terminarse (qué pena, no?) 


5. Carruseles. Son tan habituales allí como desconocidos en nuestro país. Aquí es dificil verlos, así que aprovechar la visita a París para montarlos en alguno es un buena oportunidad.





6. El idioma. Como todos sabéis, los niños de hoy en día no tienen miedo a hablar idiomas, así que les divertirá mucho si le enseñáis las palabras básicas del francés y luego les invitáis a practicarlas en tiendas, museos y restaurantes.


7.  Sacad las entradas  de la Torre Eiffel desde España, online. Nosotros lo intentamos, pero un mes antes ya se habían agotado para los días en los que visitábamos la ciudad. Si no tienes entradas, puedes sacarlas allí, aunque la media de espera suele ser de 3 horas. Nosotros nos quedamos sin subir porque el tiempo de espera nos pareció imposible con los niños tan pequeños. Aún así, solo desde abajo, fue lo que más le gustó a Martín de nuestro viaje a la ciudad de las luces.






8. Llévales al supermercado para elegir los tentempiés que llevaréis en la mochila, que siempre son necesarios. Realmente, es un consejo que sirve para cualquier viaje. Les gustará elegir unas galletas que no haya en España, zumos de sabores diferentes a los de aquí: siempre habrá algo que les llame la atención y que les haga probar cosas nuevas.

9. SI queréis que los niños alucinen, reservad un día para ir Disneyland París. Nosotros lo hicimos y, como os dije al principio del post, os conté todo aquí. Fue una experiencia inolvidable. Tenemos pensado hacer un viaje solo allí cuando los niños sean algo más mayores, pero, de momento, como primera toma de contacto, estuvo genial.




10. Y, mi último consejo, que sirve tanto para ir a París, como a Tokyo, como al parque, es...no vayáis con las expectativas demasiado altas. Con niños, los tiempos de llegar a los sitios se alargan, los imprevistos son habituales y hay que ser más flexible. Tal vez no os de tiempo de subir a la Torre Eiffel, o cierren el museo antes de que hayáis sido capaces de llegar, o no haya sitio para sillitas en ese fantástico restaurante que os recomendaron. Disfrutad del momento, del viajar con ellos y llegad hasta dónde sea posible.

Viajar con niños es cansado pero, viendo las fotos y repasando todos los recuerdos geniales que nos traemos, merece mucho la pena!


TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas