Mis básicos de belleza para el verano 2020

Buenos días!

El verano hace estragos en mi piel. Aquí que tenemos tanta humedad, calor y sol, la piel sufre mucho y, personalmente, necesito darle cuidado extra. Además, no sé si os está pasando pero con el tema de la mascarilla, la zona de la barbilla está sufriendo especialmente. Paso muchísimo calor en esa zona en concreto y tengo granitos y rojeces donde nunca antes!

¿Y qué "armas" utilizo para que mi piel sobreviva en los meses de verano? Pues ahora os cuento, aunque os adelanto que habrá segunda parte, porque el otro día hice pedido en Douglas con algunos productos de una marca que tenía muchas ganas de probar, Honest Beauty, y os contaré qué tal.


1. Crema anticelulítica

Como os contaba hace unos meses, mis favoritos indiscutibles en esta categoría son las cremas de Elifexir. Acabo de terminar la que se llama Minucell y ayer empecé con la que se llama culo 10. Me motiva mucho el nombre aunque me da que al culo perfecto este verano ya no llegamos.




2. Crema facial

Este verano repito con una de Clinique, Clinique id, que me encanta. Para los que no lo conozcáis es una crema que te personalizas tu misma: eliges una base hidratante en función de tu tipo de piel y luego le añades un principio activo. Yo uso la base hidratante jelly y el principio activo para pieles cansadas, y me va muy bien.



Para el día, completo con un serum de Estee Lauder, (también uso el de noche), porque me parecen una auténtica maravilla. También os he hablado sobre esto. Aunque es un producto que no es tan barato, me gusta invertir en él y combinar con otros productos low cost, como el contorno de ojos, que suelo usarlo de marcas orgánicas más asequibles.



3. Cremas solares

Desde hace unos años, no salgo de casa sin pantalla total en la cara. Voy alternando marcas porque, sinceramente, no he encontrado aún la crema que me rechifle, así que aquí os voy a pedir ayuda a vosotros para que me contéis. Las que he usado y no me han desagradado han sido de Avene, Mustela o La Roche Posay, pero, como os digo, la crema solar facial definitiva no ha aparecido aún en mi vida.


4. Productos para viaje

Esto es fundamental en verano: tener productos en tamaño asequible para poder llevar durante las vacaciones. Este año me parece que no vamos a coger aviones, aunque nos encantaría, pero los viajes serán más en coche y podremos llevar más cosas. Aún así, el champú sólido, las minitallas y los botes rellenables son mis grandes aliados. El champú sólido, como os digo, es ya un imprescindible en la maleta. Estoy probando los de Dr Tree,  que veis en la foto, y ya os iré contando qué tal, porque creo que son mejores que los que usaba antes, así que los probaré unas semanas y os cuento!



Además, me gusta mucho tener botes transparentes multiusos en tamaño pequeño y llevarme varias dosis de mis cremas de cabecera para los viajes. Es algo que hago desde hace años y me resulta muy útil. Los suelo comprar en Primark, donde hay muchísima variedad.


5. Crema corporal hidratante

Os hablo de ella para que no penséis que no uso. En verano, uso muchísima porque la piel se me seca una barabaridad. Lo que pasa es que os confieso que, como la uso en cantidades industriales, tiro mucho de supermercado, especialmente de ese del logo verde que en Valencia tenemos en cada esquina. Las cremas están bien, sin más, y para lo que yo necesito me vienen fenomenal.

Hasta aquí mis imprescindibles de belleeza en verano. No creais que me ha faltado hablaros de serums o cremas para el pelo....es que no uso! Soy un completo desastre con el pelo y en esta época aún más.


Me dejo pendiente hablaros de champú sólido y, como siempre, os invito a darme vuestras recomendaciones en el apartado de comentarios.




TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Mis nuevas sandalias para este verano


Hacía tiempo que no pasaba por aquí y, aunque podría haberos enseñado mis compras en Instagram sin mayor problema, me apetecía actualizar el blog.

Son muchos los que dicen que los blogs han muerto y que ahora todo el contenido que se genera en redes sociales tiene más enganche, pero la verdad es que no estoy de acuerdo.Me gusta poder contaros historias más largas, tener el contenido indexado en google (yo misma me descubro buscando en google recetas que he compartido), y sintiendo que tengo un espacio que no depende de algoritmos ni de la visibilidad que quiera darle facebook a mis publicaciones.

El caso es que hacía mucho que no os enseñaba ninguna compra por aquí, porque la verdad es que estoy comprando muy poco. 2018 me enseñó a ahorrar (ya sabéis, nada como comprarse una casa para tener que ajustarte el cinturón), y 2020, con este encierro, me ha enseñado que hay un montón de cosas materiales que no necesito. Por eso, mis compras ahora son:

1. muchas menos
2. más prácticas
3. más bonitas (o eso creo), porque no compro NADA que no me rechifle.

Y esta semana, llegaron dos pares de sandalias muy diferentes pero que son las dos mis estilo. Vienen de la sección kids de Zara, donde compro a menudo, y son así:

1. de rafia, adornadas con cerezas del mismo material. La verdad es que tengo que decir que así como los zapatos de invierno los compro de más calidad y me duran muchos años, con las sandalias tiro más al low cost porque, en general, creo que se estropean mucho. No sé si estas durarán mucho en mi armario antes de alcanzar su vida útil, pero pienso disfrutarlas este 2020 a tope!




2. Estas azul marino, que aún no tengo claro si las usaré más para playa/piscina o para salir, pero que son 100% mi estilo: minimalista y con el azul marino protagonista. Creo que tengo medio armario de ese color! En verano, las rayas marineras y los lunares en azul y blanco protagonizan gran parte de mis looks, y creo que estas sandalias van a poner la guinda cuando necesite ir bien cómoda. Llevan una doble suela que hace que tengan un pelín de plataforma.





Las tenéis ambas en la web de Zara, en la sección girl. Me encanta perderme allí porque muchas veces tienen cosas más bonitas que las de la sección adulta!

Y vosotros ¿miráis en zara kids para comprar algunas prendas/complementos?


TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram






5 cosas que quiero hacer cuando acabe la crisis del coronavirus


La semana pasada os hablaba de la crisis económica que, lo sabemos todos, se nos viene encima en este 2020. Os propuse 8 cosas que podemos hacer desde ya para minimizarla , y hoy os quiero hablar, como dice el título del post, de las cosas que quiero hacer cuando todo acabe. Algunas son un poco extrañas, pero es lo que me apetece, de verdad! Es importante, al menos para mí, pensar en que todo pasará y visualizar el momento en el que nuestra vida vuelva a ser como era hasta hace unas semanas. Por eso, yo tengo una lista de "caprichos" (no todo son materiales) que quiero darme cuando todo pase.


1. Ir a la playa. Lo primero. Hacer un picnic, hundir los pies descalzos en la arena y, si la temperatura acompaña, darme un baño. Me encantaría que fuera en la de Cádiz pero supongo que, de momento, tendrá que ser en el mediterráneo, que también está fenomenal. Estoy convencida de que, cuando termine el estado de alarma, seguiremos teniendo ciertas restricciones en cuanto a viajes, reuniones y demás. La vuelta 100% a la normalidad va a tardar, me temo.





2. Comprarme algo de mi wishlist, algo que, aunque sea material, dure. Una joya, un reloj, un cinturón, un bolso. Algo de marca, por qué no? Gucci,  Marc Jacobs....algo que se quede en mi armario muuuuchos años (si puede ser, para siempre), y que me recuerde a esta cuarentena superada, que me ayude a no olvidar el esfuerzo y a seguir valorando la rutina y la normalidad. Para Borja también, claro, porque además me temo que va a cumplir años este 2020 durante la cuarentena. Habrá que compensarle con algo también que dure y que sea especial. Le gustan mucho las cosas de Moschino, o de Hugo Boss.

3. Dar un laaaargo paseo que me haga llegar a los 10.000 pasos. Estos días doy gracias si consigo ver el 1.000 en mi contador, porque la verdad es que no me da para más. Con tres niños tengo muy poco tiempo para mi y lo de dar un paseo dentro de casa se me antoja de ciencia ficción. Seguiré intentándolo, claro que si, pero sé que de las primeras cosas que voy a hacer cuando todo esto acabe es darme un paseo bien largo. Normalmente voy caminando a los sitios siempre que puedo y por eso esta época es para mi, en ese sentido, muy rara.


4. Montarme en un tren. Uno de cercanías, de los que normalmente maldeciría porque no me gustan nada. Pero ahora me apetece sentir el traqueteo, el desplazarme. Ahora que vamos a estar mucho tiempo quietos en casa, me apetece mucho sentido que puedo moverme, que puedo ir a algún sitio. Me preguntaréis por qué el tren de cercanías y no un AVE, o el coche por la autovía, pero no tengo explicación. Simplemente echo de menos este transporte y no otro.




5. Ir a la peluquería. Y mirad que no me gusta nada. Pero estas semanas una de las cosas de las que me estoy cansando mucho es del pelo. De lavármelo y de tener que peinarlo/arreglarlo/alisarlo para luego no ir a ninguna parte. Por eso, y aunque hace dos años que no me la hago, quiero hacerme una taninoplastia, un tratamiento que a mi personalmente me encanta (este artículo explica en qué consiste), porque me permite salir de casa sin secarme el pelo. Es decir, no tengo que hacer nada para que mi pelo quede decente. 

Contadme ahora vosotros ¿qué es lo primero que vais a hacer cuando todo esto pase?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







La frustración de no poder ayudar en esta crisis


No están siendo semanas fáciles, para nadie. A algunos nos toca quedarnos en casa, que como ya os he dicho, me parece lo más sencillo, mientras a otros les toca seguir trabajando en profesiones de riesgo o esperar con angustia noticias de familiares enfermos aislados en hospitales.

En esta crisis, vengo a confesarlo, me siento algo perdida. Normalmente soy una persona activa y me gusta mucho meterme en temas de voluntariado y ayudar, pero desde que tengo hijos que consumen prácticamente todo mi tiempo libre, siento que no llego a colaborar en nada de la sociedad que nos rodea. Tener hijos, evidentemente, ya es colaborar en la sociedad: sin personas que trabajen el día de mañana no tendremos a los médicos que salvarán vidas dentro de unos años ni profesionales, en general, que cotizarán para pagarnos las pensiones a todos. Pienso que cuando los niños crezcan volveré a tener tiempo para ser más activa en estas tareas, pero justo ahora viene esta crisis y pienso que ahora sería un buen momento para ayudar.

El sector en el que trabajo está totalmente parado, y, como os digo, me siento algo pequeñita pensando en la multitud de profesionales que son claves en esta crisis. Más allá de los profesionales de la salud y de las fuerzas del orden, hay otros sectores que tienen que seguir funcionando si queremos superar esta difícil solución. Empleados de supermercado, empresas de limpieza y, también, empresas de logística y que apoyan estos servicios: es el caso, por ejemplo, de https://www.embaleo.es/, que tiene todo tipo de soluciones para proteger, transportar y presentar el producto que necesites, y que en días como estos andan a tope produciendo cajas, sobres, cintas de embalar, bolsas de basura, etiquetas....todo para dar servicio a un montón de empresas de sectores diferentes que fabrican productos claves en estos días.

No creáis que no le he dado vueltas a lo que podría hacer para ayudar: fabricar mascarillas como están haciendo ya muchas empresas y particulares, aunque no tengo tela en casa podría ser una opción. Creo que realmente es la opción más viable para mí, aunque, claro está, tendría que resolver el tema de la materia prima!

Otra opción sería unirme como particular a los restaurantes y empresas que están enviando comida a los hospitales para ayudar a profesionales y pacientes. ¿Qué tal cocinar este arroz con leche saludable, meterlo en cajas  de embalaje isotérmicas para que aguanten bien y llevarlas al hospital más cercano? ¿Sabéis si pueden aceptar comida de particulares? Seguramente no. Probablemente sea mejor hacerles una donación económica a los restaurantes que ya están llevando comida. Hay una plataforma que se llama food4heroes y que, aunque empezó en Madrid, funciona ya en varias ciudades, entre ellas Valencia.

Al final, todo lo que se me ocurre desde aquí es donar dinero. Hay multitud de iniciativas interesantes con las que se puede colaborar, o también podemos comprar cosas que se necesiten. El otro día leí que una empresa de almohadas donó muchísimas para las camas de Ifema. No sé que pueden necesitar que nosotros podamos donar, pero se me ocurren desde las propias almohadas, hasta mantas para los hospitales de campaña o comida envasada (eso probablemente es más viable que llevar cosas cocinadas). 
Hay muchas empresas que en estos días están ayudando muchísimo porque, como os digo, se necesitan muchas más cosas que material sanitario. Por ejemplo, en el sector logístico, hay muchos transportistas trabajando para que todo llegue a su destino. Igualmente, empresas como https://www.embaleo.es/, que fabrican y suministran cajas, sobres, bolsas, etiquetas, cintas de embalar para cualquier tipo de mercancía y sector, van con la producción a tope estas semanas para que su eslabón de la cadena no falle y todo pueda llegar a donde se necesita cuanto antes posible.

No sé cuánto durará esta crisis, pero parece que va para largo (yo creo que un par de meses no nos los quita nadie), así que toca armarse de paciencia, porque esta sensación de impotencia nos va a durar a muchos. Cuidar a nuestra familia es fundamental, claro está, pero ver como a nosotros nos dedicamos, simplemente, a esperar que todo pase, mientras hay profesionales que se están dejando la piel y la vida en esto, me da mucha rabia.

Por supuesto, las iniciativas económicas están ahí. Os pongo dos: la de Cristina Oria, a la que muchos conoceréis por sus restaurantes en Madrid, y que podéis ver en su perfil de Instagram (ella y su marido están cocinando desinteresadamente para Ifema pero además han abierto una cuenta para donar aportaciones económicas al hospital montado allí), 





y la de Helena Cueva (@helenacueva) y María Valdés (@marvaldel) que va directa al hospital de Cádiz. 




Y, si de verdad os enteráis de algo realmente útil que podamos hacer desde casa, decídmelo en los comentarios y lo comparto en redes sociales. Por supuesto, lo que  debe primar sobre todo esto, es hacer caso a lo que nos dicen las autoridades sanitarias todos los días: quedarnos en casa.

Contadme ¿Cómo lo lleváis vosotros?




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas