Qué hacer un fin de semana en Valencia con amigas

Si os digo la verdad, la mayoría de los correos electrónicos que me llegan de lectoras del blog, me preguntan sobre qué hacer en sus escapadas a Valencia o a Cádiz. Como sabéis, vivo en la primera pero nací y crecí en la segunda, y a menudo os cuento cosas de las dos por aquí. 

Para poder ordenar bien mis ideas, he preparado una serie de posts con planes en ambas ciudades en función del plan que llevéis (tengo pensado hacer uno para escapadas en pareja, otro con niños y otro de amigas). Los he condensado en un fin de semana, pero como daré varias alternativas para cada cosa, podéis extenderlo lo que queráis.



Os dejo mi propuesta de plan para un fin de semana de amigas en Valencia!

Viernes:

El barrio del Carmen, y el centro de la ciudad, con la Plaza de la Virgen, las Torres de Serrano, la Plaza de la Reina y el Mercado de Tapinería (mirad la programación porque es un mercado pop-up y hay fines de semana con cosas muy interesantes). 
Para comer en esta zona, la Creperie Bretonne es mi favorita. Alternativas interesantes: Saona de Plaza de la Virgen y Oslo, de estilo vegetariano.

Plaza del Ayuntamiento: otra zona de visita obligada, donde mis paradas para comer/café serían Nuezcafé, Federal Café o Tagomago. Tenéis que asomaros a ver la Estación del Norte y el Edificio de Correos. 

foto: interior de Federal Café

También os recomendaría las hamburguesa de Goyko Grill, que tienen un local en esta zona. La limonada, que veis en la foto, me encanta!




Por la noche, visita obligada es el barrio de Ruzafa, lleno de restaurantes y bares. Empezar con un vino en Ubik, un café-librería con un ambiente estupendo, es siempre mi plan favorito.
Para cenar, la propuesta es super amplia. Os digo mis favoritos:

- La cooperativa del mar: ofrece principalmente latas de conserva, acompañadas de un pan riquísimo. Además, ensaladas de tomates valencianos y un plato del día que va variano. Para beber, vinho verde portugués que está espectacular. El postre, el famoso bolo de bolacha portugués. 



Bar Vermúdez, de comida tradicional. El vermú, por supuesto, croquetas, ensaladilla y canelones de rabo de toro. Todo platos típicos pero muy bien hechos!

- Copenhague y Mälmo, dos restaurantes vegetarianos de la misma cadena, a los que puedes llevar sin problemas a no vegetarianos porque está todo tan rico que no te das ni cuenta!

-Sushi room. Su decoración interior imita a una calle japonesa y el sushi está muy rico.

-Doña Petrona. En mis Stories destacados de Instagram, en el apartado Valencia, tenéis lo que cené en este restaurante el pasado San Valentín.

-Nozomi: mi japonés favorito de Valencia. Los mejores (reserva con MUCHA antelación y ten en cuenta que su calidad se paga, pero merece mucho la pena). Os enseñé hace tiempo lo bonito que es por dentro.

- Hikari Yakitori Bar: de los mismos dueños, pero sin sushi. Brochetas a la brasa japonesas muy ricas.


Sábado:

1. Pasar la mañana en el entorno del Mercado Central, visitando el propio mercado y la Lonja de la Seda. En el entorno, no os perdáis la calle de las Cestas, con sus famosas tiendas de mimbre, las tiendas Preciosea y Simple, y La Tasca de Ángel, el Kiosco o Café Lisboa, para tomar el aperitivo. Si sois fans de Top Chef, en esta zona está Karak, el restaurante de Rakel Cernichero, ganadora del programa en 2017.

También en esta zona está la horchatería de la Plaza del Collado, mi favorita. En verano, horchata con fartons y en invierno, chocolate con buñuelos!

2. Comer en el Mercado de Colón. Los mejores locales están en el sótano: Ma Khin, restaurante de fusión que es mi favorito absoluto, o Habitual, del chef Ricard Camarena. Para una comida más informal o para el café, no dejéis de visitar la cafetería de Le Petit Brioche que está dentro de Poppyns, un tienda multimarca con una decoración espectacular. Toda esta zona es de tiendas, y mis favoritas son:
- Habitat

foto: comida en Ma Khin Café

y, dependiendo de donde vengáis, hay tiendas que tal vez no encontréis en vuestras ciudades: Cos, Hoss, Maje, Sandro, Ese o Ese, algunos córners de El Corte Inglés de Pintor Sorolla, Lush, Khiels, Jo Malone, Rituals (yo os enumero las que no están en mi ciudad natal, Cádiz!)

Se me olvidaba! Para merendar, en la planta baja del mercado de Colón, tenéis la sucursal de la horchatería más famosa de Alboraya: Daniel.

A la hora de la cena, el barrio de Cánovas, con muchísimos restaurantes. Los que os recomiendo:

- La Lambrusquería, con un menú cerrado en el que si te quedas con hambre puedes pedir más sin problema! Es famoso porque allí cenó George Clooney cuando vino a la Ciudad de las Ciencias al estreno de Tomorrowland.

- Sushi & Tapas, un japonés muy rico.

- Kamon, otro japonés espectacular.

- Gaspar,  Saona Gran Vía, Turqueta, A Contracorriente, Mercatbar, Sorsi e Morsi Cánovas, Burger Beer. Si os venís arriba y queréis comer en un estrella michelín, Riff, del chef alemán Bernard H. Knöller.



Domingo:

1. Desayuno/brunch en la Playa de la Patacona. Mis sitios favoritos: 

-Can Luca, con menús de desayuno muy ricos, incluido un desayuno inglés.
-La Más Bonita, famosa por sus tartas y zumos, y por su decoración blanca y turquesa.
-Le Giraffe, especializada en crepes.
-La Casa de la Mar, que es también escuela de surf y tiene talleres de yoga para adultos y niños. Mirad su agenda, porque siempre hay cosas interesantes.

En verano, La Más bonita tiene también un chiringuito en la arena.

2.  Aperitivo/comida en el barrio del Cabanyal. La Fabrica de Hielo tiene conciertos cada fin de semana y un ambiente muy chulo. Para tapear, os recomiendo La Paca y Ca la Mar. Si buscáis una comida más formal, Casa Montaña y Bodega Anyora.
También podéis pasear por los edificios que albergaron la copa América, especialmente el Veles  i Vents y recorrer la Marina Real. Allí, el sitio del que todos hablan es el Marina Beach Club, con restuarante, piscina y chiringuito a pie de playa.


3. Visitar la Ciudad de las Ciencias y su entorno. El interior de los edificios es un plan más infantil, pero el paseo por el exterior, las fotos y el ambiente es siempre interesante. Un picnic en los jardines del Turia en esta zona, es una estupenda idea también. El barrio cercano, el de la  Avenida de Francia, cuenta con un centro comercial y un centro de El Corte Inglés, que abre gran parte de los domingos del año. En la zona, muchos restaurantes. Mis favoritos son Burger & Beer, el italiano Sorsi e Morsi, Saona Alameda, Kreas (griego) y Llebeig,el más informal.
En los jardines del Turia, que recorren la ciudad de este a oeste por le antiguo cauce de dicho río, podéis alquilar unas bicis para dos y cuatro personas que son muy divertidas. Lo gestiona la empresa Cyclobikes.

foto: comida en Burger & Beer

Propuestas "fuera de carta":

- Un paseo en barca por la albufera de Valencia. Mi top del top es ver la puesta del sol mientras tomamos un picnic en la propia barca. Vosotras lleváis las comida y bebida y ellos ponen la mesa y la vajilla. Hay varias empresas, yo conozco esta. Para llegar a la albufera hace falta, eso sí, coche.

- Un buen plan de amigas puede ser ir al teatro. En Valencia los más importantes son el Teatro Principal, el Teatro Talía y el Teatro Olympia. Si sois más de conciertos, en Junio se celebra el Festival de Les Arts, en Julio los conciertos de viveros y el resto del año tenéis buena programación en la Sala El Loco y La3.

- Hace un par de años escribí un post con mis sitios favoritos para tomar un brunch en Valencia, que son diferentes de los que os he puesto aquí, aunque mi favoritísimo de todos es Bastard Coffee & Kitchen. Mirad qué huevos benedictine:



- Si vuestro rollo es despedida de soltera, y queréis hacer algo "típico", Turangalila, cena con espectáculo de drags con muy buen ambiente. Es lo que es, pero es divertido, la verdad!

De alojamiento no os he hablado, porque pasa lo que pasa....cuando vives en la ciudad es lo que menos conoces. Ahora, como sabéis, la oferta de Airbnbs en la ciudad es infinita, aunque yo siempre os recomendaré el nuestro!


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Funda para sofá de Ikea de Comfort Works

Hace ya ocho años que tengo en casa sofás de Ikea, y la verdad es que me han dado un resultado estupendo. Es cierto que están algo hechos polvo, aunque teniendo niños en casa desde hace 5 años y medio, no puedo pedir más, es la verdad. 

Solamente estoy "descontenta" (digámoslo así aunque la realidad es que no es para tanto) con el tema de que las fundas no se puedan lavar en la lavadora. Las que tengo para mis sofás Ektorp tienen que lavarse en tintorería y me parece un poco rollo, y pasa lo mismo con los recambios que me gustaría comprarme si lo hago en Ikea.

Es por eso que estoy mirando otras opciones de tiendas que fabriquen fundas compatibles con los modelos de sofá que tienen allí pero que sean se puedan lavar en lavadora cómodamente.

De momento, mis investigaciones me han llevado a descubrir Comfort Works, una web a los que pedí una funda amarilla mostaza para un sofá Friheten, que finalmente no he usado (algún día os contaré la historia pero realmente yo en casa tengo Ektorps).

Primero, pedí a la web unas muestras gratuitas (te mandan hasta 8) para ver en directo colores, texturas y demás, y así poder elegir. Me vino fenomenal, porque gracias a verlo en directo me lancé con el amarillo.








Sin embargo, no creáis que la funda no tiene dueño y está escondida en un armario, vino al rescate Ariana, también conocida como @yellowpillowsdeco, que tenía un sofá de este modelo y que me ha ayudado a enseñaros cómo queda. Ella tenía un sofá en color marrón beige, que ahora, como os digo, es amarillo. Para montarlo ha tenido que trabajar un poco, pero el resultado ha merecido la pena. La funda lleva 10 piezas que se ajustan a cada parte del sofá y...voilá, Ariana ya tiene su sofá listo para el verano!

















Ahora es bastante probable que me anime con las de mis Ektorps, porque me apetece verlos por fin sin manchas y, como os digo, poder lavarla en casa sin problema. 

Muchas gracias a Ariana por colaborar en este post. Tiene un perfil de IG muy chulo en el podréis ver más aventuras de su sofá!



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: por fin podemos disfrutar de los juegos al aire libre

Por fin parece que ha llegado la primavera. No lo quiero decir muy fuerte por si vuelve el frío, la lluvia y/o el viento, pero creo que vemos la luz al final del túnel.

El invierno ha sido largo, y yo ya estoy cansada de hibernar. Quiero tener a los peques en la calle, en el parque, en la playa o donde sea, pero al aire libre y fuera de casa. Estoy tan emocionada, de verdad, que tenía que dedicarle un post a esto, aunque os pueda parecer trivial.

Eso sí, a mis hijos hay que motivarlos para salir, porque son muy caseros. Por un lado es una suerte, porque podemos remolonear los sábados y domingos por la mañana sin que nos fuercen a salir a la calle, pero a veces me cuesta que acepten de buena gana un plan determinado.

Este mes, hemos empezado a llevar al parque algunos juguetes diferentes a la pelota (porque aquí la mayor motivación es el fútbol) y, de momento, el que más triunfa es la cuerda de saltar. Ya veis, algo tan simple y tan de toda la vida, y les encanta!






Eso sí,  no creais que saltan. Aún no se aclaran ninguno de los dos, pero les encanta agarrarse cada uno de un extremo e ir juntos paseando o corriendo. 

Martín ha empezado también con la peonza y el yoyó, que controla un poco más. Son  todos de juguetería Macellum, que tiene esta colección de clásicos en madera que es bonita y práctica, a la vez que conecta a los peques con los juguetes que usaban no solo sus padres sino también sus abuelos.




Para terminar, una consulta....¿a partir de qué edad empiezan los niños a saber saltar la comba? ¿Es normal que mis hijos no lo hagan aún con 3 y 5 años? Es que no recuerdo en absoluto a qué edad lo hice yo!



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Día del libro: 5 palabras admitidas por la RAE que a mí me dan risa!

Lo primero, feliz día internacional del libro! Hoy, 23 de abril, coincidiendo con el día de la muerte, en 1616, de Cervantes y Shakespeare. Lo cierto es que ninguno de los dos murió exactamente este día, pero a mí me parece un detalle bonito tomarnos esta licencia poética para una celebración como esta, no os parece?

Leer da sueños, da libertad, nos ayuda a aprender, y nos acerca a la verdad. Si os digo al verdad, a veces siento envidia de la gente de otros tiempos que vivió sin medios audiovisuales, con los libros como herramienta principal y casi única para acercarse a las historias, porque usaban continuamente su imaginación, dando forma en su cabeza escenarios, personajes y aventuras.

El día del libro nos sirve, a casi todos (me incluyo), para recordarnos que debemos leer más y para celebrar la suerte que tenemos de poder hacerlo.



A mí me encanta aprender leyendo y, en especial, aprender dos cosas: de historia, que confieso que tengo déficit, y también aprender palabras nuevas. De las que os quiero hablar hoy, son palabras que, si bien pertenecían en un primer momento al vocabulario menos académico y más popular, hoy están admitidas por la RAE, y podemos usarlas con toda legitimidad. Sin embargo, a mí, aunque estén admitidas, me sigue dando la risa. Allá van 5 de mis favoritas:

1. Asín. Qué queréis que os diga, pero, aunque intente usarla, no me sale. "Tampoco es para ponerse asín, verdad?"

2. Crocodrilo. ¿En serio? Mi hijo mayor lo dice, porque confunde con su nombre en inglés, que es crocodile. Esta forma aceptada coincide más con este idioma, pero a mí me cuesta decirlo así (o asín!)

3. Acojonante. Lo decimos, verdad? Esta sí que la usamos de tarde en tarde, y la incluyo aquí porque me encanta que esté bien dicha.

4. Zangolotino. Esta es algo muy personal. Mi abuela lo dice mucho para referirse a un niño grande, patoso, que es algo más infantil de lo que debería o que quiere hacerse pasar por niño. Su aceptación por la RAE es relativamente reciente, y a mí es una palabra que me hace mucha gracia.

5. Descambiar. Palabra que en Cádiz todos usan desde que tengo, valga la redundancia, uso de razón, y que en mi familia ha sido objeto de debate desde tiempos inmemoriales. La gente allí dice mucho aquello de descambiar una prenda de ropa, y se puede interpretar que cambiar es dejar un jersey, por ejemplo, para llevarte otro, mientras que descambiar es que te devuelvan el dinero. Sin embargo, la RAE no lo deja claro, ya que la definición que da para descambiar es: deshacer un cambio. Yo me quedo igual ¿y vosotros?

Además de estas 5, algunas que conoceréis y que son clásicos totales, son almóndiga, toballa, murciégalo, otubre y albericoque.

Decidme ¿alguna palabra que os sorprenda que esté admitida por la RAE?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas