Inspiración: las bicicletas, el complemento perfecto para los looks de verano

Buenos días

Ya sabemos de sobra aquello de que las bicicletas son para el verano. Es una época en la que apetecen en general las actividades al aire libre y el deporte relajado. Yo personalmente me dedico a pasear por la playa o a nadar, pero también suelo dejar un rato en verano para desempolvar la bicicleta, que en invierno suelo tener algo olvidada. Creo que sacaría más la bici si fuera tan bonita como las que os enseño hoy. Me gusta especialmente la primera, en color azul cielo con cesta de mimbre. 

Hoy, como os cuento, vengo con ideas para combinar la bici con un buen look de verano: toda una declaración de intenciones y de ganas de llevar un estilo de vida saludable.







fotos vía, vía, vía, vía, vía, vía, vía, vía, vía, vía

¿Qué os parecen?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles de arquitectura: hotel rural O Lugar, en Portugal

Buenos días

Hace unos años, aprovechaba las vacaciones tan a tope que volvía más cansada de lo que me había ido. Me encantaban los destinos urbanos, llenos de cosas que ver, en viajes en los que al final te levantabas más temprano aún que para ir al trabajo.

Sin embargo, a día de hoy, prefiero los planes más relajados, y no porque haya dejado de gustarme el turismo urbano o los viajes de aventura, sino porque el cuerpo me lo pide. Necesito hacer reset, al menos en verano, para poder coger la energía necesaria de cara al nuevo curso.

Uno de los sitios a los que me escaparía sin dudarlo es este, el hotel rural O Lugar, a unos 150 km al sur de Lisboa, en la región del Alentejo,  junto al océano Atlántico. Portugal me parece el país perfecto para practicar aquello del slow life. La verdad es que tienen el clima, los paisajes y, además, el buen gusto a la hora de diseñar interiores y decorar espacios. 












fotos vía

Lo dicho, yo apuesto por un verano slow que me traiga el descanso que necesito después de un año de no parar. Y vosotros ¿ sois más de vacaciones llenas de planes o tenéis como yo esa necesidad de desconectar?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: excedencias en vacaciones escolares

Buenos días

Este año, por tercera vez, voy a ampliar mis vacaciones cogiendo unas semanas sin sueldo para poder estar más tiempo con mis hijos. 

Si os soy sincera, no me viene bien dejar de ganar ese dinero, pero creo que, en este caso concreto, hay una cosa más importante que el dinero: el tiempo que voy a pasar con ellos, que es una cosa que no volverá. El tiempo no vuelve para nadie, pasa sin más, pero en el caso de los niños es aún más evidente: cambian mes a mes y los niños que son hoy no son los que serán el año que viene. El verano en el que Martín estaba empezando a leer y el verano en el que le quitamos el pañal a Nico mientras intentábamos descifrar sus frases de lengua de trapo, no volverá, es único e irrepetible. 



Sé que no todos podemos disfrutar de una excedencia sin más, porque ni todos los bolsillos y/o trabajos lo permiten ni todos los jefes lo entienden, pero es algo que, si tenéis ocasión de hacer, os va a merecer la pena.

La realidad es que, por mucho que el colegio se empeñe en dar a mis hijos 3 meses de vacaciones, ellos solo tienen vacaciones cuando las tenemos su padre y/o yo. El resto son escuelas de verano, cuidadores que tienen bastante trabajo con hacer que los niños sobrevivan, y demás apaños. Los únicos adultos que se atreven a meterse mano a mano con dos niños bastante inquietos de 2 y 4 años en una piscina, en la playa o, simplemente, en el bus de línea, somos sus padres. 



Es una pena que este tipo de excedencias no estén más generalizadas, normalizadas y reconocidas, tanto para padres como para madres. Como ya os he dicho, entiendo que no todos los bolsillos, puestos o empresas son compatibles con esto, pero os digo yo que, sin ir más lejos, en mi empresa, en la que se puede, no conozco a nadie más que lo haga. Yo, de momento, lo seguiré haciendo mientras pueda o mientras a mis hijos les apetezca pasar tiempo conmigo. Soy la canguro más cara que han tenido, porque me cuesta mi sueldo entero, pero creo que, al menos para ellos, valgo cada euro que invierto en esto.



Y vosotros, contadme ¿habéis pensado alguna vez en cogeros una excedencia para pasar el verano con vuestros hijos?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Mi look de invitada de boda en Cádiz

Buenos días

El pasado 1 de julio se casó en Cádiz mi amiga Beatriz. Además de las ganas que teníamos de compartir con ella este acontecimiento tan especial e importante, la boda fue la excusa perfecta para escaparnos un par de días a mi ciudad, ver a la familia, y hacer un ensayo de lo que serán nuestras vacaciones de este verano, para las que aún quedan algunas semanas.



El tiempo fue estupendo y tuvimos la oportunidad de disfrutar de la playa, y los peques, además, estuvieron encantados de jugar con su primo, al que no ven todo lo que les gustaría por culpa de la distancia.





La celebración posterior a la boda tuvo lugar en el Baluarte de Candelaria, un sitio precioso enclavado al borde del mar, parte de las antiguas murallas defensivas de la ciudad. La verdad es que en un marco así, todo se disfruta el doble!

Como ya visteis por Instagram, yo llevé un vestido verde esmeralda de dos capas. La superior era de un encaje de algodón muy vistoso, con los tirantes haciendo un dibujo irregular. Me lo compré en El Corte Inglés, de la marca Tintoretto. El otro día pasé y aún lo tienen, por si a alguna le interesa.




Llevé el clutch de rafia de Purificación García que  me compré hace ya 3 años para la boda de mi hermano, y que es un básico que nunca me falla. Las uñas me dieron algún quebradero de cabeza, pues al ir a hacerme la manicura me costó encontrar un color que fuera bien con el verde. Al final, arriesgué con un fucsia y creo que no salió del todo mal.


 

El tema de los zapatos daría sin duda para una cara B de mi instagram, y es que no tuve tiempo de ir a comprarme unas sandalias que me fueran con el vestido, y terminé con unos zapatos de salón básicos negros que tenía por casa y que se me rompieron durante la ceremonia. Cosas del directo y una historia larga de contar, pero resumo y voy al resultado: necesito unos zapatos negros nuevos.




Espero que os haya gustado el look. Fue bastante sencillo, ni siquiera hubo peluquería, pero es que quise aprovechar la mañana para ir con los peques a la playa y me pareció que eso era mucho más importante que llevar un recogido chulo a la boda, no creéis?

Y vosotros ¿tenéis alguna boda este año?




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas