Tres cosas que quiero hacer antes de que acabe 2017

Buenos días!



1. Un corte de pelo, que me hace buena falta! Llevo meses queriendo hacerlo sin decidirme (tengo varias fotos y no soy capaz de quedarme con una sola), y creo que el final del año es la excusa perfecta para no postponerlo más. ¿Qué os parece alguno de estos? El segundo no es un corte (los otros tres)





2. Terminar de ver Las Chicas Guilmore. Voy por la última temporada, pero creo que me ha costado un año llegar aquí. La veo tan poco a poco...hay veces que me he sentado para 10 minutos y la he puesto solo por avanzar. De todas formas ,tengo que decir que desde la temporada 4 ya no me engancha tanto.



3. Imprimir mis fotos. La verdad es que les tengo echado el ojo a los álbumes de Chatbooks porque tienen unos diseños super chulos y colaboraciones con marcas que me encantan como Kate Spade (en la foto) y Rifle Paper Co.




A ver si consigo hacer todo porque solo me quedan  16 días!

 Y vosotros ¿ qué queréis hacer sí o sí antes de que acabe este 2017?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Nuestra alfombra lavable de Lorena Canals

Buenos días!

Como muchos sabéis, este verano nos cambiamos de casa. Con la mudanza pasamos de vivir en una con suelo de madera a otra en la que tenemos mármol. Los primeros meses, la verdad, estuvimos fenomenal, con el fresquito del verano, pero en cuanto llegó el otoño me he tenido que poner las pilas a tope con las alfombras, porque nos quedamos helados.

El invierno pasado, en nuestra antigua casa, solamente teníamos una alfombra debajo de la mesa del comedor. En el resto, el suelo de madera estaba desnudo, y la verdad es que era bastante cálido. Como imaginaréis, mi mayor preocupación al mudarnos y saber que íbamos a pasar a un suelo mucho más frío, eran los niños. Ellos juegan muchísimo en el suelo y supimos desde el primer momento que en invierno necesitarían una alfombra grande y gustosa en su cuarto. Yo tenia fichadas desde hace tiempo las alfombras de Lorena Canals por sus diseños, pero hasta hace muy poquito no me había enterado de que además tienen una línea completísima de alfombras lavables. Eso las hace perfectas para espacios como un cuarto infantil, donde en cuanto te das la vuelta los niños han usado las acuarelas para pintar las sábanas o se han sonado los mocos en las cortinas.  

En realidad, la verdad es que necesitaríamos alfombras lavables en todos los cuartos de una casa donde haya niños. Mis favoritas de la nueva colección de este otoño son, de hecho, ideales como alfombras de salón: la línea bereber, que ya existía pero que ha ampliado colores, y me parece preciosa, y la más original, la colección terrazo. Que además se puedan lavar hace que me apetezca que los niños estropeen las que tengo ahora en el salón para poder renovar y ponerme una. 

La alfombra que hemos elegido nosotros para la zona de juegos de los niños es el modelo Hippy en color amarillo. Una bereber o una terrazo habrían quedado genial, pero no nos cabían de tamaño en el espacio de juegos, que es el que necesitaba organizar antes de la llegada del frío. Esta mide 120 x 160 y nos encaja genial en el sitio, y además tiene un color precioso.




Los niños la usan muchísimo, y a mí personalmente me encanta sentarme a leer con ellos. Ahora solemos hacerlo de día, porque la famosa (y sana) rutina del cuento antes de dormir no se nos da bien. No gusta, pero la realidad es que solemos estar todos tan cansados que no llegamos a disfrutarla. Por eso, aprovechamos la luz tan bonita que entra en la habitación para leer y disfrutar de los cuentos todos juntos.




 Martín empezó este verano a leer y uno de sus pasatiempos favoritos es redescubrir los libros de cuando era bien pequeño, pero leyendo él solo los textos. A menudo lo descubrimos sentado en la alfombra con sus cuentos. Cruzamos los dedos para que se convierta en un ávido lector en los próximos años. 




En realidad, el tono amarillo de la alfombra es algo más vivo que el que sale en las fotos. Os pongo aquí una foto sin editar en el que veréis algo más parecido al color real.




Y, para terminar, no quería dejar de hacer mención al resto de la colección, porque en Lorena Canals no solo hay alfombras. Los cojines, los colgantes de pared y las cestas son todo un descubrimiento. Aquí os dejo algunos:






Sé que muchas de las que me leéis de forma habitual tenéis en casa alfombras de Lorena Canals (por un par de lectoras descubrí que eran lavables, de hecho). Espero que os hayan gustado las nuevas propuestas de la colección terrazo y, también, ver por aquí un trocito de nuestra casa y nuestra vida familiar.




TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Deco: nuestra mesa para navidad

Buenos días!

Aunque el rojo sigue siendo el color estrella para decorar en navidad, cada vez son más las tendencias alternativas para estas fechas, y este año, por fin me he atrevido con una.
Nuestras mesas navideñas suelen ser rojas y blancas, también porque los niños asocian estos colores con la navidad, y es lo que les gusta, pero yo necesitaba experimentar con algo diferente, y qué mejor sitio que @theapartamento

Pasé por Ikea y compré algunas novedades navideñas, como los individuales de fieltro gris, que son una pasada,  y unos miniabetos naturales. Ahora que nadie nos escucha os diré que también pasé por un chino y compré los copos de nieve para los platos y los arbolitos grises. 

La propuesta es muy sencilla, y podéis verla en las fotos:




¿De dónde es cada cosa?

-los platos, vasos e individuales de fieltro, de Ikea, y también los cubiertos inox.
-los cubiertos blancos son de Zara Home
-los negros, de Muy Mucho
- los arbolitos, como os digo, del chino
- el mini abeto, de Ikea, ah! Y también las servilletas de papel
-los posavasos de madera de Curiosite
- los copos de nieve, también del chino
-el cuenco con forma de estrella es de Muy Mucho
- el bote de vidrio traslúcido, de Hema











Como veis, es muy sencillo montar una mesa navideña apañada, y estos manteles individuales son 100% navideños (en Enero diré que son invernales!)

¿Qué os ha parecido? ¿Os gustan las mesas de navidad en colores diferentes al rojo?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Ideas para navidad: regalos consumibles

Buenos días!

La navidad y los regalos van a menudo de la mano. Aunque a mí me encanta regalar y que me regalen, sí que es cierto que algunas veces el tema se hace un poco pesado, tanto en un sentido como en otro.

A veces no necesitamos nada, otras veces no nos apetece acumular cosas nuevas, y, en la mayoría de los casos, regalar es un gasto extra que requiere un esfuerzo. Hay personas que son fáciles de regalar, que son agradecidas y que aprovechan todo lo que reciben, pero a veces hay otras con las que es imposible acertar. Para estos últimos casos (os confieso que yo según el momento puedo ser difícil de regalar), mi propuesta actual es regalar cosas que se consuman. Usar y gastar, no más, como dice el título del post y digo siempre yo....regalos consumibles.

¿Qué podemos regalar que no ocupe espacio, que no haya que tirar cuando nos cansemos y que aún así pueda gustar y sorprender?

1. Comida: ya sean menús en un restaurante, cajas gourmet con productos novedosos o algo muy típico de estas fechas. A mí todo esto personalmente me conquista. Todos tenemos en mayor o menor medida alguna debilidad gastronómica que el resto puede aprovechar a la hora de hacernos un regalo, verdad? 



2. Un tratamiento de belleza: también para hombres, eh? Quien dice tratamiento dice también un bono con el que ahorrar dinero, para ir a la peluquería, a la manicura, o incluso al dentista...tener una limpieza pagada, por ejemplo, no viene nada mal, verdad?

3. Entradas para el cine, para un concierto o para una obra de teatro. Lo bueno de esto es, por un lado, que las opciones son infinitas....por otro, que aunque a la persona no el guste el regalo, solo dura un rato! Yo este año me pido, por ejemplo, las del Festival de les Arts 2018, que promete, con Cristal Fighters y Lori Meyers como artistas ya confirmados.





4. Una noche de hotel, aunque sea al lado de casa....eso siempre viene bien, desconectar más o menos lejos, según lo que le guste al interesado. Dormir fuera, además, es una forma estupenda de valorar lo que tienes en casa! 



5. Un curso: de cocina, de manualidades, de caligrafía, de literatura....los hay de todo. A mí una vez me regalaron uno de sushi y me encantó la experiencia. Por supuesto, para los perezosos, también está la versión online, con muchísimas opciones de todos los gustos y precios. A mí, por ejemplo, me encantan los cursos online de fotografía de Jackie Rueda, en concreto el de navidad me parece precioso.


6. Para terminar, regalos que no ocupan y que no cuestan dinero....un vale para lo que queramos. Desayuno en la cama, para una excursión al campo, para elegir la película que veréis juntos el viernes, para un día sin niños, para cualquier cosa que podáis imaginar!
A mí por ejemplo, el regalo de una tarde solo para mí, sin ninguna obligación, sería ahora un tesoro enorme.


Lo dicho, regalar no tiene por qué implicar consumir, ni acumular ni saturar....a menudo las cosas más sencillas son las mejores y los regalos consumibles son una idea excelente!

Y vosotros ¿regaláis habitualmente "consumibles" a vuestros seres queridos?





TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas