Miércoles de arquitectura: una casa abierta al exterior

Buenos días!

En esta casa que os enseño hoy, más que la decoración, la personalidad se la da la arquitectura. Evidentemente, la forma en que está decorada es muy importante, pero la característica que más me gusta de esta vivienda es su salón abierto al exterior.

Esta relación fluida entre el jardín y la casa hace que la luz sea elemento protagonista en el salón y, aunque no pueda notarse en foto, estoy segura de que los sonidos y el viento del espacio exterior entran en la casa. Además, el centro de mesa del salón, con hojas de los árboles de fuera, refuerza esta idea, y la ausencia de cortinas completa el conjunto.

Como os digo, una casa para soñar con veranos infinitos y largos días de sol, ahora que tenemos el frío encima!











fotos vía



TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram


Maternidad: cómo preparar a los niños para una mudanza

Buenos días!


Hace menos de un mes nos cambiamos de casa. La verdad es que yo siempre he sido muy de mirar hacia delante y no me han costado mucho los cambios. Sin embargo, desde que tengo hijos, tengo que pensar también en que cada cambio, cada movimiento que hagamos en nuestra rutina diaria les afecta también a ellos.

Me preocupaba la mudanza porque mis hijos, sobre todo el mayor, tienen amigos entre los vecinos de la casa que dejábamos. Yo misma lo he pasado regular pensando en las vecinas y en esos encuentros en el rellano o el patio que tanta vida me daban. Sé que seguiré viéndolas, pero no será del todo igual. 



El problema principal que tengo en esta vida de locos que llevo es que algunas veces no tengo tiempo de pararme a pensar, y a planear las cosas como es debido, y los niños necesitan no perder la sensación de seguridad y estabilidad a pesar de los cambios. Esta vez, menos mal, hemos tenido la lucidez para, dentro de la locura de la mudanza, encontrar un espacio para prepararlos y para que antes, durante y después, sufran el cambio lo menos posible. ¿Qué hemos hecho?

1. Actitud. Al principio del proceso, yo estaba algo desmotivada con el tema, y me parecía que el cambio que íbamos a hacer podría no ser para mejor. Eso empezó a afectar en el ánimo de nuestro hijo mayor. Gracias a dios, nos dimos cuenta y cambié el chip. La casa nueva es una maravilla, ese fue nuestro nuevo lema, y caló en los niños.

2. Información. Os hablo de Martín, que tiene ya 4 años y medio, porque con su hermano es algo más complicado. Como os digo, a Martín le explicamos el motivo del cambio, las circunstancias, lo que iba a pasar y cuándo y cómo sería todo. Incluso le hemos hablado de los posibles planes para el futuro, y la verdad es que creo que el saber todo eso le ha hecho estar más tranquilo.



3. Desconexión. Los niños estuvieron fuera de casa la noche antes de la mudanza. Eso nos dio tiempo a nosotros para recoger mejor y a ellos el espacio para no ver desmontarse su casa, que no sé cómo lo habrían llevado. No ha sido fácil, porque no tenemos sencillo lo de dejar a nuestros hijos con otras personas de la familia, pero conseguimos cuadrar la mudanza con una noche en la granja escuela de uno de ellos, y salió muy bien. Al día siguiente por la tarde los recogimos en sus colegios y los llevamos a la casa nueva donde ya estaban montadas su camas.

4. Pausa. La mudanza, si la habéis sufrido, dura días, semanas o meses. Una cosa es cambiar tus cosas de casa y otra es montar muebles, lámparas, abrir cajas y reubicar todas tus pertenencias. Cuando llevábamos tres días casi sin parar, decidimos interrumpirlo todo y llevar a los niños a comer fuera y al Bioparc. Lo agradecieron mucho los dos.



5. Mejoras. El cambio de casa puede aprovecharse para mejorar cosas respecto a la anterior relacionadas con las rutinas y el orden. Por ejemplo: siempre había querido tener los platos y vasos de los niños a su altura, para que ellos pusieran la mesa y pudiesen coger y recoger cosas. Eso es nuestra casa anterior no conseguimos cuadrarlo, pero en esta lo hemos hecho y ellos están encantados.

6. Participación. En algunos asuntos, les hemos pedido su colaboración y su opinión. Cómo decorar el cuarto, dónde colocar cada juguete....el problema, eso sí, es que cambian mucho de opinión. Para que os hagáis una idea, no se aclaran sobre cuál es la cama de cada uno y van cambiando según les apetece.



7. Paciencia. En general, creo que a los niños de hoy en día se les exige mucho desde muy pequeños en temas de autonomía, y muchas veces los cambios les hacen retroceder. Por ejemplo, una cosa absolutamente normal es que de noche se sientan algo desubicados en una casa nueva. Nosotros vivimos ahora visitas nocturnas de los peques a nuestra cama que hace un par de meses que habíamos dejado de tener. Sin embargo, les estamos dejando dormir con nosotros cuando lo piden, porque entendemos que necesitan su tiempo para sentirse cómodos y que también necesitan saber que estamos ahí con ellos.

Como siempre os digo, hay que usar el sentido común y no tiene mucha ciencia esto de preparar a los niños para un cambio. Lo verdaderamente importante es encontrar el tiempo para parar, planificar y, sobre todo, contar con ellos como miembros activos de la familia.

Y vosotros ¿habéis hecho alguna mudanza con vuestros hijos?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







5 flotadores divertidos por menos de 20 euros

Buenos días!

Ahora que el verano ya ha comenzado de forma oficial, toca poner el chip piscina (o playa), y lanzarse a disfrutar del agua y del aire libre, cada uno en la medida de lo posible.

Nosotros estamos intentando aprovechar las tardes que tenemos libres en refrescarnos un poco en la piscina porque, la verdad, el calor aquí empieza a ser difícil de soportar. El año pasado os conté ya qué llevamos cuando bajamos a la piscina, y doce meses después, el plan no ha cambiado mucho.

Lo que tengo ganas de incorporar pronto es un nuevo hinchable divertido, porque todos los días hay pelea por el que tenemos con forma de donut. Es de la marca Intex , que está genial en relación calidad precio.

¿Cuál va a ser el próximo flotador en venirse a casa? Pues probablemente uno de estos 5 finalistas:




1. flamenco, 2. pretzel, 3. helado, 4. cisne, 5. unicornio

Espero que estéis llevando bien estos calores y que encontréis alguna forma de aliviarlos! Como os digo, nosotros piscina....¿y vosotros?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Qué ver en Amazon Prime Video

Buenos días!

Desde hace algo más de dos años estamos suscritos a Amazon Prime (aunque hasta hace nada se llamaba premium), que sirve como tarifa plana anual para los gastos de envío de tus pedidos en Amazon. Por 19,95 euros al año, tienes envíos rápidos gratuitos en la mayoría de productos de su web.

Por casualidad, porque lo cierto es que ultimamente algo ando desconectada del mundo en general, descubrí que Amazon Prime incluye el servicio de Prime Video, un videoclub al más puro estilo de Netflix o HBO que incluye producciones propias, y que viene con 30 días de prueba gratuita para que decidamos o no si queremos quedarnos.

Hay tanto series como películas. En películas, la verdad, nada novedoso, pero sí un catálogo bastante amplio con el que volver a ver películas que nos gustaron en nuestra infancia (Karate Kid o La Familia Adams, por ejemplo), clásicos de la adolescencia (Grease o Ghost, aunque a mí ya os digo que no me gusta demasiado esta película) o alguna película de Hitchcock.

Personalmente os recomendaría, si no habéis visto, estas 4 películas:

1. La vida de David Gale, con Kevin Spacey y Kate Winslet.



2.  Atrapado en el tiempo, si es que queda alguien que no la haya visto, esta película de Bill Murray es imprescindible!





3. Adventureland. Me váis a perdonar si ya os he recomendado esta antes, pero esta película que transcurre en un parque de atracciones está también entre mis favoritas para una noche de cine y palomitas. Los protagonistas: el chico de Facebook, Jesse Eisenberg, y la de Crepúsculo, Kristen Stewart.








4. Beginners. Estaréis de acuerdo conmigo en que una peli con este cartel no puede estar mal. Es algo lacrimógena, pero sus actores lo hacen fenomenal (Ewan McGregor y Christopher Plummer, nada menos que el capitán Von Trapp de Sonrisas y Lágrimas), y a ratos es muy divertida. Los estilismos también son para apuntar y recordar.







Respecto a las series, 3 que, sinceramente no he visto pero que igual de sinceramente os digo que voy a ver en los próximos meses:

1. Crime in six escenes. Es una serie escrita, dirigida y protagonizada por Woody Allen que cuenta con 8 únicos episodios. En el reparto, Miley Cyrus. No ha tenido muy buenas críticas pero yo soy muy fan del humor de Woody Allen y ya he visto un par de capítulos.







2. Mozart in the Jungle. Aunque la hemos visto en otros canales y plataformas, la serie que protagoniza Gael García Bernal en una versión ficticia del director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel, es una producción original de Amazon y está al completo en Prime video, sus tres temporadas.




3. Para los fans de Breaking Bad (en realidad, de su actor protagonista, que es lo que más gusta a mí de esa serie), tenemos a Bryan Caston dirigiendo Sneaky Pete, con Giovanni Ribisi haciendo el papel protagonista. El nombre os sonará poco...¿pero y si os digo que este actor hacía el papel de hermano de Phoebe en Friends?




Lo dicho, Prime Video viene cargado de novedades y, si bien no parece ser tan jugosa como netflix o HBO es una opción más y está muy bien de precio. Os recuerdo que podéis probarla 30 días gratis!

Y vosotros ¿ qué películas y series me recomendáis a mí?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Mi bolso favorito: O Bag

Buenos días

Hace cosa de un año y medio, en noviembre de 2015, me regalaron por mi cumpleaños un bolso O Bag. Los había visto por la calle, me habían gustado, y, aunque no la tenía localizada, resulta que había una tienda física en Valencia.

El bolso O Bag tiene un diseño bonito y se fabrica en varios tamaños y en un montón de colores. Sin embargo, su mayor atractivo, para mí, es que es personalizable. Sus correas se cambian de forma muy sencilla, y el forro interior también. La base del bolso, el capazo, es de goma EVA, y sobre él podemos ir personalizando. 

Por ejemplo, yo tengo un capazo grande en color azul marino, y en invierno lo llevo con unas asas burdeos de piel y un forro en tweed también en tonos burdeos y crema,y en verano cambio a un forro de loneta beige y unas asas de largas de cuerda trenzada. También se puede llevar sin forro sin ningún problema.

El capazo, como es de goma, es muy fácil de limpiar y mantener: basta con pasarle un paño seco para quitar polvo o, si hay alguna mancha, pasarle uno húmedo.

Os dejo, para terminar, con unas fotos para que veáis la gama de colores, los diferentes tamaños y algunas formas muy estilosas de llevarlo.







fotos vía, vía, vía, vía

¿Qué os parecen estos bolsos? ¿Los conocíais? ¿Los habéis llevado alguna vez?


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles de arquitectura: Villa Atlántida, una casa para una gran familia

Buenos días!

Pasearse por la web The Socialité Family puede llegar a ser muy frustrante si no pones las cosas en perspectiva: salen casas perfectas, de familias perfectas en las que todos son delgadísimos y guapísimo, que tienen muchísimo dinero y que salen genial en foto. A mí me gusta todo lo que sale pero, si no tengo cuidado, sufro.

Como os digo, estas familias maravillosas existen, y quién sabe si tienen sus problemas por detrás, o sus dramas pero, aunque no los tengan, y sean familias de verdad, os digo ya que, lejos de sentirme frustrada, verlos me sirve para poner las cosas en perspectiva. Nuestra familia también es de revista, en muchos otros aspectos, porque gracias a dios, aunque tengamos una casa menos cool y bastante más desordenada, estamos todos sanos, podemos pagar el alquiler y nos queremos un montón.

Como os digo, la casa de esta familia parisina es mucho más lujosa, y me encantaría tener una parecida, aunque sin menos antiguedades, jeje....pero, de envidias, nada, solo el buen rato de ver unas fotos preciosas!













fotos vía

Y a vosotros ¿ os gusta ver casas ideales de familias ideales o no?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: consejos para viajar en tren con niños y bebés

Buenos días

Las que me seguís por Instagram sabéis que desde que tengo hijos viajamos mucho en tren. En mi humilde opinión, es el medio de transporte más cómodo a la hora de viajar con niños, por las siguientes razones:

- los controles y restricciones de equipaje son mucho menores que las del avión.

- los niños tienen más espacio para moverse y jugar durante el viaje.


Viajar con niños es más fácil o más complicado en función, en primer lugar, del niño. Su carácter, su tolerancia y lo acostumbrado que esté a que lo saquen de sus rutinas. Siempre os digo que mis hijos han viajado desde el primer mes de vida para visitar a la familia que está lejos, y eso ha hecho que estén muy acostumbrados a viajar y a estar en diferentes ambientes. También os digo que todo tiene sus pros y sus contras y mis hijos se adaptan super bien a los cambios de rutina pero no tan bien a la rutina diaria.




El caso es que viajar en tren con los niños no tiene mucho misterio pero más de una vez me habéis preguntado algunas dudas o pedido algún consejillo para que se porten mejor. Por eso, os traigo aquí algunas ideas que os pueden ayudar para viajar con niños en tren de largo recorrido:

1. Los niños menores de 4 años pueden viajar de forma gratuita, sin plaza, pero no sin billete. Cuando compréis el vuestro, tenéis que añadir en el número de pasajeros un bebé, para que vaya identificado. Es importante, porque pueden negaros el acceso al tren si no lo hacéis. Los niños mayores de 4 años y menores de 12 pagan y tienen asiento, pero existe una tarifa especial algo más barata que la de adulto. Eso sí, si queréis, evidentemente, podéis sacar plaza para un niño menor de 4 años, yo lo he hecho alguna vez por comodidad, para no tener que llevarlo todo el viaje en brazos si el tren va lleno.


2. Un solo adulto no puede viajar con dos niños menores de 4 años comprando un solo billete con plaza. Es decir, no pueden ir 3 personas en un solo asiento. Si viajas con dos menores de 4 años debes comprar dos asientos (uno puede ser con tarifa de niño)

3. En el tren no hay restricción de líquidos, puedes llevar toda la comida y bebida que necesites, aunque los trenes de largo recorrido, salvo contadas excepciones, tienen cafetería y, además, un servicio de carrito que pasa por los vagones vendiendo bebidas y snacks.

4. En los trenes nuevos, AVEs fundamentalmente, hay un coche de minusválidos, que suele ser el número 7, en el que caben un par de carritos de bebé sin plegar. Es más cómodo que el resto de vagones y su cuarto de baño es mucho más amplio. Nosotros, aunque no viajemos siempre en este vagón, llevamos a los niños al baño allí: hay un cambiador bastante grande y espacio para moverse. Elegir este coche yendo con niños es un acierto, pero hay que tener en cuenta que no todas las tarifas permiten elegir asiento.

5. No sé si sabéis que ahora muchos trenes AVE llevan coche "silencio". Es importante saber que los niños no pueden viajar en este coche, y que, como me pasó a mí una vez, si solo quedan plazas en ese coche, no te van a dejar comprarlo. 

6. RENFE ofrece un servicio gratuito llamado Atendo para ayudar a entrar y salir del tren a personas con necesidades especiales (minusválidos, invidentes, personas mayores y familias con niños). Seguramente sabréis que en este tipo de trenes hay un control de equipajes previo al andén a partir del cual no puede pasar nadie sin billete. Eso impide que vuestros familiares o la persona que os ha acompañado a la estación pueda ayudaros a llegar al tren y colocar el equipaje. Por eso, si viajáis solos con un bebé o niño es un servicio útil, (también cuando váis dos adultos, si llevais varios niños y mucho equipaje),  pero tenéis que tener en cuenta una cosa: el número de asistentes es limitado y la prioridad, evidentemente, son las personas con movilidad reducida. Nosotros lo hemos pedido alguna vez en fechas de muchos viajeros (navidad o semana santa) y nunca vinieron a buscarnos. Es comprensible pero no lo avisan al solicitar el servicio, y te puedes llevar una sorpresa. Eso sí, las veces que me han atendido y ayudado han sido estupendos y eh viajado muy tranquila.

7. Aunque es un consejo bastante obvio, llevad entretenimiento para los peques. Como los asientos llevan mesita, se pueden llevar libros de colorear, de pegatinas, juegos de cartas o de mesa. Los que salen en este post son los tres perfectos para estos momentos.


8. Un ayudante infalible: los móviles y aparatos electrónicos. Aunque en casa les restrinjamos su uso, esa fascinación y "enganche" que producen en casi todos los niños es un aliado perfecto para tener algo de paz en los viajes largos. Como siempre os digo, los juegos electrónicos pueden ser educativos y útiles, solo hay que saber elegir. Os dejé ya mis tres apps favoritas para niños pequeños

8. Dejáos ayudar si lo necesitáis. Primero, por el personal del tren, por ejemplo, preguntando si hay asientos que estén libres si queréis ir más cómodos. Aunque un menor de 4 años viaje sin plaza, si hay asientos libres el personal del tren no va a poner ningún problema si se sientan. En segundo lugar, por el resto de pasajeros: para subir o bajar maletas, por ejemplo. En el tren la gente suele ser bastante amable, o esa es mi experiencia personal al menos. Nosotros hemos llegado a necesitar ayuda incluso yendo dos adultos. Cuando llevas sillita, dos niños y maletas, es más fácil si alguien te echa una mano.

9. Mi penúltimo consejo, y creo que el más valioso: en todo viaje en transporte público, la prioridad es que los niños no molesten al resto de pasajeros. Aunque estaría fenomenal, no es momento de dar prioridad al educar. En casa, por ejemplo, les obligamos a terminarse la comida, y Nico suele gritar mucho cuando no quiere. En el tren, dejamos que coma lo que quiera porque el resto de viajeros no tienen por qué escuchar sus gritos. No es tanto hacer una concesión, sino tener claro de entrada que no les vamos a exigir lo mismo estando de viaje que en casa, por el bien del resto de pasajeros del tren.

10. Para terminar, deciros que no os desaniméis si viajáis una vez y se portan fatal. A mí también me pasa: cuando más cansada voy, o cuando pienso que necesito un rato durante el viaje para hacer una llamada o mandar un correo, no me dan tregua. A mí me compensa porque sentir que puedo viajar con mis hijos, que ellos también pueden adaptarse a vuestro ritmo de vez en cuando, es una gran satisfacción. Hay que organizarse bien, llevarles entretenimiento y, tal vez, rezar para que no tengan un mal día. Os digo que se puede. Cuanto más pequeños mejor se portan. Entre el año y los tres años es cuando más se rebelan al estar encerrados y quietos, pero a partir de entonces participan en el viaje y se entretienen mejor. Ánimo!

Lo dicho, en nuestra familia somos expertos viajeros. Hacemos una media de 5 viajes al año desde Valencia a  Cádiz (y vuelta), y casi todos son en tren. Os animo a que les regaléis a vuestros hijos este tipo de experiencias porque viajar nos enriquece a todos y nos hace crecer tanto a los niños como a los mayores.

Contadme ¿cuál es vuestra experiencia viajando en tren con niños?


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas