Inspiración: el lookbook de Des Petit Hauts

De Petit Hauts es una marca frances que descubrí hace relativamente poco, tal vez un par de años. Siempre tengo un carpeta con algunas de sus propuestas guardadas porque, al igual que me pasa con JCrew, es una marca que me inspira a la hora de crear mis looks con marcas más cercanas. Eso no quita que me apetezca comprarme cosas suyas, a ver si pronto me hago con algo aunque el tema de que no tengan tiendas físicas en España me tira para atrás en próximos viajes a Madrid o Barcelona (las ciudades donde tienen tienda), me animo.

De momento, me quedan sus fotos para inspirarme en este nuevo curso. Las combinaciones de color: mostaza con azul marino, rosa con ocre o blanco y dorado son motivo más que suficiente para enamorarse de sus propuestas.

Por eso, os traigo a este post parte de su lookbook con la esperanza de que os srivan de inspiración como a mí este otoño!









Decidme ¿conociáis ya esta marca? ¿os gusta su estilo?





TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles de arquitectura: decoración en tonos verdes

La verdad es que el color verde nunca ha entrado en mis planes ni a la hora de vestir ni a la de decorar, pero últimamente cada vez le veo más atractivo y creo que voy a empezar a incorporarlo en mi paleta, tanto para vestir como para casa. Por eso, tengo una carpeta llena de inspiración en mi perfil de Pinterest en la que cada vez va a apareciendo más ese color.

En  ella está este apartamento en Estocolmo que, con un salón pintado en verde, muebles de cocina en el mismo tono y muchas plantas por toda la casa, me ha conquistado! El resultado es precioso y, aunque creo que me sigo quedando con pisos más blancos por aquello de potenciar la luminosidad, me inspira para hacerme algún rinconcito o detalle en casa. Os dejo con las fotos y me decís qué os parece!








fotos vía


Venga....levantad la mano los que, como yo, tengáis la sensación de que cada vez pensamos más en verde!

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: 5 ideas para almacenar los juguetes de tus hijos


Decidme, por favor, que no soy la única que vive enterrada en juguetes. A pesar de que intentamos reducir al máximo los regalos que reciben, son muchos abuelos, tíos y demás que, con todo el amor del mundo, regalan juguetes a nuestros hijos. Y son buenos, los necesitan. De hecho, si tenemos tantos es porque nos cuesta deshacernos de ellos: los utilizan todos y muchos de ellos nos ayudan a educarlos (Por ejemplo, nuestro favorito ultimamente, Camelot).

Sin embargo, almacenarlos al final supone un problema, verdad? Se nos agota el espacio, las ideas, y las soluciones efectivas para que todo permanezca ordenado.

Por eso, hoy os traigo 5 ideas para almacenar juguetes con éxito.


1. Las cajas de Lego. Las tenéis de diferentes tamaños y colores, y ahora hay unas nuevas que tienen cajones.Se pueden apilar y funcionan muy bien para juguetes que tienen piezas pequeñas. Además, decoran!




Nosotros tenemos dos, una blanca y una negra, pero quiero añadir a la colección alguna esta navidad.




2.
2. Con las cajas con ruedas Flisat de Ikea. Decoran y sirven para llevarse los juguetes a cualquier parte de la casa. Nosotros tenemos dos, una con figuras de personajes y otra con figuras de animales.





3.Con la estantería sistema String. Hay diferentes módulos y tamaños, así que podemos montar desde una pequeña estantería decorativa hasta una grande que ocupe toda una pared y nos sirva para almacenar mucho.




foto vía 


4. Volvemos a Ikea con su sistema más famoso, el Trofast. Ya sabéis, seguro que habéis visto estos módulos con cajones extraíbles que hacen en un montón de colores. Hay muchas opciones para hacerte tu composición personalizada. Si os digo la verdad, yo nunca lo he tenido, porque lo veo algo limitado, pero si tanta gente lo tiene, supongo que es útil para piezas pequeñas o juguetes no demasiado grandes.


foto vía


5. Almacenando debajo de las camas....en canapé. Nosotros compramos dos canapés de Ikea y esas son las camas que tienen los niños. Nunca han tenido camas de tamaño infantil (son de 190 x 90) porque creemos que son más flexibles a la hora de que venga una visita o para acostarnos con ellos si lo necesitan. La verdad es que dentro cabe un montón, aunque no les dejamos levantarnos sin nuestra supervisión.





Y vosotros ¿cómo almacenáis los juguetes de vuestros hijos?



TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







5 consejos muy útiles para acertar al reservar un apartamento Airbnb



Este verano estuvimos en Austria y alquilamos un apartamento a través de Airbnb. No era mi primera vez, pero sí hacía algún tiempo desde la anterior, y la verdad es que la experiencia fue muy positiva. La primera vez que usé esta web para reservar fue hace ya siete años cuando fuimos a Nueva York. Entonces, Airbnb tenía otro espíritu: alquilar tu casa, tu vivienda habitual, cuando tú no estuvieras. Ahora, como todos sabréis, el tema se ha profesionalizado y lo habitual es que las viviendas que se ofertan en la web se dedican los 365 días del año (o casi) a alquiler vacacional.




Aunque alquilar apartamentos o casas a través de Airbnb está cada vez más extendido, bien es cierto que aún hay quien tiene cierto miedo a decidirse por esta web. A día de hoy, es bastante segura,  y creo que, tomando las precauciones adecuadas, no hay que tenerle reparos a elegir este sistema para alojarnos.

¿Qué es lo que hay que tener en cuenta?
 

1.  Las opiniones de otros usuarios. Es fundamental. Si un alojamiento tiene muchas críticas buenas, es de fiar. Esto no quiere decir que si un alojamiento tiene pocas opiniones no sea bueno, igual puede estar empezando o puede que las personas que se hayan alojado no hayan dejado su opinión. Es importante que sepáis que solo se pueden dejar críticas en un alojamiento en el que te hayas quedado de verdad. No se pueden crear perfiles falsos ni reservas falsas como en otras webs, así que engañar con esto es difícil. Las opiniones de otros usuarios puede también que te aporten información extra respecto a lo que dice la descripción del piso. Por ejemplo, alguien puede decir: "el restaurante italiano de la esquina es estupendo, lo probamos y nos encantó".

2. El precio final no es el precio por noche. Airbnb tiene una tasa por sus servicios y además, el coste servicio de limpieza del apartamento también viene aparte. Mirad bien el total porque no vale con multiplicar el precio por noche por el número de noches. Eso sí, el pagarle a Airbnb por su servicio tiene unas garantías: ellos no dan el dinero al propietario hasta que tú no llegas al alojamiento, certifican que el alojamiento tiene todos los permisos y, por supuesto, si hay quejas graves de un alojamiento o no cumplen con sus obligaciones, se van fuera de la plataforma.

3. Habla con los propietarios si tienes duda. La plataforma de Airbnb tiene un servicio de mensajes mediante los que puedes preguntar al propietario lo que quieras: si tiene algo que necesitas y no ves en la descripción (o pedirles que te lo pongan). Luego, una vez formalizas la reserva, te darán su teléfono para poder concretar con ellos la hora de llegada y demás detalles. 



4. Confirma bien qué hora de llegada tienes prevista y si hay algún cargo adicional si llegas más tarde. Al final, en un apartamento Airbnb hay una persona que va a la hora estipulada allí a darte la llave, no es como un hotel en el que siempre hay alguien en recepción. Por ejemplo, hay apartamentos que te cobran recargo si llegas después de las 10 de la noche. Eso sí, al ser esto un servicio de persona a persona, no suele haber problema si avisas de que estás en un atasco y llegas algo tarde, o de si al final vas a llegar antes por algún motivo. Suele haber cierta flexibilidad en la medida de lo posible.

5. Si vas a viajar en coche, mira bien el tema del aparcamiento. Es decir, si el apartamento no tiene, pide que te orienten sobre si es fácil aparcar en la zona o si hay aparcamientos aunque sean de pago que puedas reservar online antes de ir. Sobre este tema suele haber información en los comentarios de otros usuarios.

Aparte de todo esto, yo, como propietaria de un apartamento de Airbnb en Valencia, os digo que es un sistema que funciona muy bien si tanto inquilinos como propietarios tenemos empatía y sabemos ponernos en el lugar del otro. Para tema de averías o imprevistos, tenéis que entender si sois inquilinos que detrás de los apartamentos en muchos casos hay personas, no empresas, y que la gestión es personal. Igualmente, los propietarios tienen que entender que a veces los inquilinos hagan preguntas durante su estancia sobre el funcionamiento de las cosas o que por accidente puedan romper algo. Al final, somos personas y nadie es perfecto. Lo importante es tener buena voluntad y, con eso, seguro que la estancia es estupenda!

Decidme: ¿hay algo más que queráis saber sobre el funcionamiento de Airbnb?


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Miércoles deco: lámpara Sinnerlig de Ikea

Las lámparas son un elemento fundamental a la hora de decorar una casa. Podemos usar lámparas muy neutras si queremos destacar otros elementos de la estancia, pero todos sabemos que una lámpara bonita o singular le da personalidad a una estancia. 

Yo soy partidaria de invertir en piezas de iluminación de diseño, porque son piezas atemporales que seguramente nos duren muchos años. Sin embargo, no siempre se tiene el presupuesto para invertir en ellas, y por eso me gusta que haya opciones asequibles tan válidas y bonitas como la lámpara Sinnerlig de Ikea, que se está convirtiendo en todo un hit de ventas para decorar todo tipo de espacios, incluso restaurantes y tiendas, y que solo vale 59 euros. (si la comparamos con la lámpara vertigo, está tirada!)

Como os digo, la lámpara Sinnerlig, diseñada por Ilse Crawford para Ikea, va camino de convertirse en un icono del diseño low cost. Yo misma tengo dos, una en mi casa y otra en nuestro apartamento Airbnb, que podéis ver en la siguiente foto.



Aunque el hábitat natural de la lámpara Sinnerlig es el comedor, me encanta verla en otras estancias de la casa, incluso en la cocina, como en la siguiente imagen. Es perfecta para hacer más acogedora una cocina moderna o para aprotar calidez a una rústica.



Para un recibidor amplio, colocar una lámpara Sinnerlig como elemento reconocible del espacio es todo un acierto. Yo no puedo porque tengo el falso techo algo bajo, y cuelga mucho, pero si no, me la ponía.



En un dormitorio también queda de cine. De hecho tras ver esta foto estoy pensando cambiar la que tengo en el comedor y traérmela a mi cuarto, es perfecta!



Pero, como os decía al principio, su hábitat natural es el comedor. Incluso en versión doble, para una mesa grande, es perfecta.





foto vía, vía, vía, vía, vía


Seguro que alguno de vosotros tenéis también una lámpara de estas en casa...decidme ¿en qué estancia la habéis puesto?


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







Maternidad: viajar en avión con niños


Este verano, como habéis podido ver en Instagram, hemos estado de viaje en Austria y Alemania. Aunque no era la primera vez que viajábamos con los niños en avión (podéis ver nuestros viajes a Londres y París con ellos), estaban muy ilusionados porque no se acoraban bien de la anterior.

Nuestra experiencia viajando con ellos en avión es buena, aunque no es mi medio de transporte favorito para familias (es el tren, y ya os di mis consejos). Hay destinos para los que el avión se hace imprescindible, esa es la realidad. Lo que menos me gusta, es el poco espacio que hay para moverse y los controles en los aeropuertos, que, aunque son necesarios, son un engorro. 

A pesar de los pequeños inconvenientes del avión, me encanta viajar con los niños, para que aprendan otras culturas, vean otros países y crezcan con la mente bien abierta a realidades distintas a las que vivimos nosotros a diario. Sé que muchos por aquí pensáis como yo, así que os traigo mis humildes consejos de viajera empedernida por si os pueden ayudar a hacer más cómodo vuestros viajes en familia:

1. Documentación: muy importante. Si viajáis dentro de España, es suficiente llevar el libro de familia, pero si salís del país, vuestros hijos necesitan DNI o pasaporte propio. Para niños pequeños, si tenéis duda, os recomiendo DNI. Me dijo un policía muy amable que a los niños pequeños los documentos solo les duran 2 años, y el pasaporte vale casi el triple que el DNI. Además, para los países en los que realmente se necesita el pasaporte, es habitual que pidan que el pasaporte no caduque en los 6 meses posteriores a la fecha del viaje, con lo cual la vigencia útil del pasaporte al final son solo 18 meses. Conclusión: sacar pasaporte solo si te hace faltar realmente para ese viaje. Si no, DNI. Yo se lo saqué a los dos el mismo día y ahora tienen números consecutivos para siempre. 


2. Equipamiento anti emergencias. Os confieso que, desde que mis hijos no van en silla de paseo, no llevo ni mudas, ni toallitas, ni agua ni nada en mi día a día (un desastre absoluto). No me gusta ir más cargada de la cuenta y, como no puedo colgar la bolsa en el carro, no la llevo. 
La mayoría de las veces no me hace falta pero esta vez.....no cogí NADA y Nico vomitó mucho durante el aterrizaje. Me tuvieron que dejar toallitas otros pasajeros (super amables) y cambiarle la camiseta que llevaba por una sudadera que llevabamos de milagro a mano.  Por eso, os recomiendo llevar siempre toallitas y algo de ropa.

3. Aunque sabéis que en los controles del aeropuerto no dejan pasar botellas de agua, sí que os dejarán pasarlas si están vacías. Después podemos rellenarlas en el baño o en alguna fuente y ya tenemos agua para el vuelo. Dentro de la zona de embarque pueden llegar a cobrarte 2,5 o 3 euros por una botella de agua. En el avión, aunque el bar sea de pago, sí que te dan un vaso de agua si lo necesitas. A nosotros cuando Nico vomitó nos trajeron vasos y nos regalaron una botella grande de agua por si el peque quería beber más.

4. ¿Sabéis que podéis llevar una silla de paseo o una silla de coche gratis? Mirad bien las bases de cada compañía y de vuestra tarifa, pero yo he podido llevarla siempre. Lo de la silla de paseo suele ser más conocido, pero lo de la silla de coche viene de perlas si vas a alquilar coche en destino. Puedes llevar tu silla o alzador y no tener que pagar para alquilarlo (además, las sillas de los alquileres dejan bastante que desear)


5. Por favor, como digo siempre, una prioridad: intentad que vuestros hijos no molesten al resto de pasajeros. Hay cosas que no está en nuestras manos, pero otras sí. Por ejemplo, el volumen de películas o tablets. Es muy molesto tener que escuchar los vídeos de otros pasajeros y cada vez ocurre más a menudo (no solo con niños). A mis hijos los tengo acostumbrados desde peques a que los vídeos en público se ven sin sonido (aunque evidentemente no es lo mismo), pero creo que dentro de poco pasaremos al tema auriculares. No cuesta nada y conseguimos que no molesten.

Seguro que me he dejado algo, porque aún ando despistada estas semanas, con el cuerpo en casa pero la mente en vacaciones, así que si hay algo que os interesa y no haya contado, decídmelo en un comentario y lo añado.

Por supuesto, si queréis darme algún consejo a mí para mis próximos viajes en avión, estáis invitadísimas a dejarme un comentario!


TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







copyright © De lunares y naranjas