Maternidad: por qué no levanto a mis hijos cuando se caen

Buenos días!

Vivimos en una sociedad en la que se tiende a sobreproteger al niño. Desde el exceso de higiene, que en ocasiones les provoca alergías, hasta el exceso de celo, por ejemplo, que hace que ya no veamos niños jugando en las calles de las grandes ciudades.

Es indiscutible que al niño hay que ampararlo, hacerlo sentir seguro y, por supuesto, protegerlo. Sin embargo, como ya os he dicho, mi percepción  personal es que hay una protección social exagerada que, entre otras cosas, hace que algunos adultos me miren mal cuando no corro a levantar a mis hijos si se tropiezan, se caen de la bici o del correpasillos.



Para mí no deja de ser natural que, si no se han hecho daño, los niños se levanten solos, pero he comprobado que no todos piensan como yo. Han sido ya varias las veces que mis vecinas, mis amigos o personas que pasaban cerca, han ido a levantar a mis hijos cuando se han caído, al ver que yo no lo hacía.

Levantarse solos de una caída es una acción cotidiana, sencilla, que sin embargo está llena de simbolismo y es, al mismo tiempo, una declaración de intenciones.

Quiero que mis hijos se levanten, y que sean capaces de levantarse solos tanto de un traspiés tonto por la calle como de un suspenso, de la pérdida de un ser querido o de un despido laboral. Ojalá su padre y yo podamos estar a su lado cada vez que ocurra una de estas cosas pero, como sabemos que no será siempre así, tienen que saber levantarse sin ayuda, y aprender a  ser autónomos y autosuficientes.

En mi examen de selectividad, saqué un 10 en inglés. La redacción que incluí en esta prueba en lengua extranjera era mi interpretación de un texto que leí una vez y que decía básicamente que todo lo que necesitas saber en esta vida lo aprendes en la guardería. Es totalmente cierto que  la educación de los niños a esa edad (tanto la que recibes en casa como en la escuela infantil) sienta las bases de lo que serán tus valores, tus modales, tu relación con tu entorno y tus principios morales.
Cosas como respetar al compañero, trabajar en equipo, saber escuchar o tener paciencia, deben empezar a aprenderse lo antes posible.


Una noche, en la televisión, vi una entrevista a El Langui, que es un hombre que me genera una profunda admiración por su capacidad de superación, y, en ella, contaba que de pequeño se caía mucho debido a su discapacidad y que las vecinas recriminaban a su madre por no ayudarle a levantarse. Ella les respondía que tenía que aprender a hacerlo por sí mismo, que sus padres no iban a estar siempre ahí. Él contaba que, aunque a veces se enfadaba, con el tiempo aprendió a levantarse solo y a entender el valor del mensaje que su madre le transmitía con ese gesto.

Yo ya lo tenía claro de antes pero, después de ver esa entrevista, aún más. Si El Langui con su discapacidad se levantaba solo, y con el tiempo ha aprendido a ser autónomo, a no depender de sus padres y a luchar por conseguir sus sueños ¿cómo no lo van a hacer mis hijos?

Os lo pido desde aquí: si véis a mis hijos caerse, por favor, dadles la oportunidad de levantarse solos.



TERESA ZAFRA

arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







14 comentarios:

  1. completamente de acuerdo contigo!!!! y desde un plano psicomotriz, necesitan aprender a levantarse, yo lo trabajo cn las personas mayores que como perdemos la costumbre de caernos llega un momento que no sabemos levantarnos, y eso da autonomia cn 8 años o con 80 y en esa autonomia muchas veces depende una vida =)

    feliz martes!!!!

    (si vieses cm salio el agua dl baño de Timeo el domingo despues d pasar la tarde en un vignoble cn barro, paja, tractor, comiendo flores...xo verlo taaan feliz, autonomo y como cayo rendido en la cama...necesito un cubo xa las babas!!!! jejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues si encima es bueno para su cuerpo, otro motivo más! Y esas tardes en las que llegas a casa con el niño para meterlo directamente ne la lavadora, son las mejores!

      Eliminar
  2. Me pasa igual que a ti, dejo que se levanten solos y la gente se empeña en "ayudarme" y corre a levantarlos.. Uff que paciencia.
    Luego en el parque lo mismo: Se quiere subir a algún columpio que le cuesta trabajo y cuando pide ayuda y no le ayudo viene la madre de turno a "hacerme el favor" de ayudarle.. (pensarán que soy una vagaza)
    ¡¡Que paciencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego...qué poca vergüenza tenemos jeje

      Eliminar
  3. Chapó! No tengo hijos y te sigo desde hace tiempo. Me parece muy de sentido común lo que dices, y me encanta la forma de pensar que tienes. A ver cómo reacciono yo cuando tenga hijos!
    Un abrazo de una sevillana desde Copenhague :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Seguro que tú también lo haces fenomenal cuando te toque: la cosa es aplicar el sentido común e intentar (no siempre se puede) mantener la cabeza en su sitio (son tan monos que algunas veces castigarles, reñirles o no consentirles es complicado)
      Un beso hasta dinamarca!

      Eliminar
  4. Fantástico post, Teresa! Llevo 11 años trabajando como orientadora educativa, tanto en Primaria como en Secundaria y se nota mucho los niños educados sin excesiva sobreprotección. Resisten mejor la frustración, tienen mayor autoconfianza, y mayor motivación de logró. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el cole del pequeño fuimos hace poco a una charla sobre educar en la frustración y me encantó! Yo es que me doy mucha cuenta de que todos los valores de ese tipo que te transmiten de pequeño marcan tu actitud ante la vida cuando eres mayor

      Eliminar
  5. 100% de acuerdo! Lo fácil es correr a levantarlos, lo difícil dejar que sean autónomos. Uf, a mí en invierno las vecinas "bienintencionadas" llegaron a decirme que era muy atrevida por llevarlo a todas partes con lo que llovía y el frío que hacía. Vivimos en Galicia, así que más vale que se acostumbre a las condiciones meteorológicas adversas, de hecho el único catarro que cogió mi peque se lo contagié yo cuando le daba el pecho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso daría para otro post: algunos piensan que los niños no pueden ira ningún sitio, que deben hacer vida de monjes jaja

      Eliminar
  6. me has llegado al alma.

    Justo cuando estoy intentando educar para que solucione conflictos de forma autónoma, pq tela las tonterias, agresividad y malos modos que tienen algunos niños en el cole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, hay ciertos valores que están en peligro de extinción y da mucha pena, la verdad

      Eliminar
  7. Los recogen las maestras cuando caen en el cole? Les cambian ellas el bañador cuando van a la piscina???? Estamos creando una sociedad con niños malcriados, comodones y que no saben hacer nada sin alguien que les guíe... Hay que dejar que se espabilen solos en todos los sentidos ya que así son más autónomos, independientes e incluso creativos!!! O sea que dejémosles que se levanten solos cuando caigan, que se mezclen la leche con el cola-cao ellos mismos... así si que estaremos criando unos niños sanos e inteligentes en el futuro!

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo al enemigo en casa, jejeje, el papi es don agonías y un poco más y me la pasea con casco, yo tengo una doble discapacidad y por suerte mi madre también era de las que me obligaban a levantarme sola y que agradecida estoy. Asi que esa es una de mis luchas con mi marido.

    ResponderEliminar

copyright © De lunares y naranjas