Mi cámara réflex y yo


Buenos días!
Me imagino que muchos os habréis dado cuenta de que las cámaras réflex están muy de moda. Rara es, por ejemplo, ver una lista de bodas que no incluya una, y, cada vez más, cuando hacemos turismo, vemos que casi todo el mundo lleva una.
Yo os confieso que compramos la mía por tres motivos: los viajes, el blog, y porque, en el fondo, yo siempre he tenido la espinita de aprender a hacer buenas fotos.
Aún estoy al principio del camino, pero poco a poco voy aprendiendo cositas.
Lo importante de esto es que, si tenéis pensado comprar una cámara réflex, o ya la tenéis,  de verdad le saquéis el partido que podéis sacarle. No compréis una cámara réflex para luego hacer el 100% de las fotos en automático y sin preocuparos mucho por el encuadre o la luz. Para eso, mi recomendación es que os hagáis con una buena cámara digital compacta, ahorraréis dinero y peso.
Sin embargo, si optáis por el camino de la réflex, os puedo dar algunos consejillos sobre los recursos que yo utilizo para intentar mejorar mis conocimientos de fotografía:
1. Apuntarme a un curso....esto es básico, y me gustaría hacer más. Como recomendación os diré que a mí me encantó el que hice con la fotógrafa Jackie Rueda. Yo hice el curso l'Atelier pero me he quedado con ganas de más.


2. Si queréis hacer fotos para un blog, o fotos dentro de casa de pequeños objetos, os recomiendo buscar un lugar bien iluminado donde poder montar vuetro pequeño estudio casero, como este que os pongo abajo



3. Y, para ese estudio, tres instrumentos muy útiles que os van a solucionar la vida: un trípode, un disparador automático y un reflector de luz. El trípode y el disparador, aparte de para hacernos autofotos, nos servirán para poder hacer fotos en las que necesitemos abrir mucho el diafragma  sin que se desenfoque la foto. Ya sabéis, la foto tarda en hacerse un tiempo largo y si tenemos la cámara en nuestra mano, el pulso tiembla y la foto sale borrosa. Si hacemos la foto con trípode y disparador no tocaremos la cámara y el resultado será mucho más nítido.

4. Asumir que las fotos digitales son gratis, y que hasta los mejores fotógrafos tienen que hacer muchísimas fotos para que alguna de ellas le salga bien. Si hacemos una foto, podemos tener la suerte de que salga bien pero, si no, habremos perdido el momento. Yo cuando estoy de viaje pongo la camara en la opción de disparo en ráfaga para hacer varias fotos en lugar de una sola.¿Cuántas fotos se estropean por ojos cerrados, caras raras, u otros imrpevistos? Con mis amigos, siempre lo digo, hay que hacer muchas fotos para que, por estadística, en alguna salgamos más o menos bien todos!


5. Utilizar Pinterest, para inspirarnos y para guardar las fotos que nos inspiran. No tengáis miedo, sobre todo al principio, a copiar composiciones, colores, o bodegones que encontréis por la red. Nadie nace sabiendo y todos los que saben han aprendido de alguien, poco a poco todos iremos encontrando nuestro estilo propio.




Todo esto os lo cuento porque desde Sony Cámaras Reflex me han invitado a conocer en este post patrocinado sus nuevas cámaras SLT con lentes intercambiables, que congelan la acción con una captura de ráfaga de alta velocidad que es más rápida que las cámaras SLR digitales, que les permite incluso seguir sujetos en movimiento con un enfoque automático rápido y preciso.
Si estáis considerando pedir o regalar una cámara réflex esta Navidad, me parecen una opción muy seria a considerar: referencia las fotos por GPS, para que luego podamos montarnos un mapa y recordar nuestros viajes, tiene gran parte de sus piezas fabricadas con plástico 100% reciclado y cuenta con  pantalla LCD y visor electrónico brillante que permite encuadrar, enfocar y ajustar de una forma muy intuitiva.

Sony ha sacado 4 modelos diferentes de estas nuevas cámaras, así que,ya seais principiantes o expertos, todos podéis encontrar la vuestra.
Decidme ¿habéis usado alguna vez una réflex Sony? 
¿Tenéis cámara réflex? ¿Le sacáis todo el partido que os gustaría o la fotografía es vuestra asignatura pendiente?
besos y feliz sábado a todos

*post patrocinado





15 comentarios:

  1. gracias por tus consejos!!! me ha gustado tu post. bss guapa

    http://glamourporcuatrocostados.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!

    Yo tengo una reflex, para ser mas exactos la Cannon EOS 600D y estoy encantadísima con ella. No tiene color las fotos que echa una buena cámara.

    Estuve pensando apuntarme en un curso, por que como tú, también me gustaría aprender más sobre fotografía, de echo cuando compré la cámara, Cannon me regalaba uno.

    Bueno guapa, ya me he enrrollado bastante. Te invito a que pases por mi blog, lo he inaugurado hoy.

    Un besote

    http://planesdemoda.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Un post muy completo e interesante :D
    Ahora sólo me falta la reflex! xD

    Bss
    Cat Studio Lady
    .

    ResponderEliminar
  4. Yo acabo mañana un curso por internet de Luisa Morón y la verdad esq he aprendido muchísimo!!

    ResponderEliminar
  5. Mi marido es fotógrafo y tiene varias reflex, aunque algunas ya las ha vendido, obviamente me está enseñando él, aunque todavía no hemos podido ponernos en serio.
    En mi cumple me regalo la Nikon D3000 y ya solo probando no hay color, espero aprender mucho, porque es algo que me encanta, para estos meses en los que él está fuera de cada, quizá si mire un curso aparte.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por las recomendaciones! Estas navidades precisamente espero tener mi primera reflex en las manos (aún estoy decidiendo cual comprar)... Así que me vienen genial los consejillos :)

    ResponderEliminar
  7. Muy buenos consejos.
    Yo tengo secuestrada la réflex de mi padre, y he ido siguiendo algún curso, aunque aun me queda mucho por aprender.
    Lo del rinconcito luminoso para las fotos del blog está genial.

    ResponderEliminar
  8. Yo not engo un camarón de esos, tengo una nikon compactita, y sé que se pueden hacer millones de cosas con ella... pero siempre tiro de lo básico! Jejeje. Pero es verdad que me gustaría aprender un poquito más.
    Un besín!

    ResponderEliminar
  9. Pues si, donde se ponga una reflex... puedes controlar la foto desde el encuadre al desenfoque, etc... Pero ojo, es un vicio, yo empecé con una y el objetivo que venía y ahora me doy cuenta que he invertido mucho en equipo. Claro que, dejando a parte las cámaras que cambiamos cada x años, lo importante es invertir en objetivos de calidad que se montarán en futuras cámaras. Eso sí, no hay que cambiar de marca.

    Pero lo básico, que es sacar una buena foto, eso es lo mismo para todos, ya seamos canonistas, nikonistas, sonistas u otros. Una buena noticia, lo de la ráfaga, llegas a reducirlo mucho con el tiempo, te vuelves más intuitiva y fallas menos, así que lo de metralleta que algo sale, acaba por pasar sólo cuando haces fotos de algo que no dominas (en mi caso los deportes, por ejemplo)

    Animo y a ello, la fotografía es algo fantástico.

    ResponderEliminar
  10. Ahora, como tú bien dices,es como una moda, pero mi primera réflex, una maravillosa Pentax, tiene ya la pobre veintitantos años (es de carrete, no te digo más).

    ResponderEliminar
  11. Hola guapetona!Yo soy más de canon mi reflex lleva unos 3 años conmigo y muy contenta, pero nunca se para de aprender, como yo digo hay que echarle tiempo pero merece la pena!Muacks
    www.lamodaevita.com

    ResponderEliminar
  12. Yo este mes estoy con un curso en la bicicleta vermella y estoy disfrutando como una enana!!!

    ResponderEliminar
  13. No hago demasiadas fotos y tengo una cámara normalita que para mi es sufuciente pero me ha encantado tu post de hoy pues es muy completo e informativo. s

    ResponderEliminar
  14. la verdad que parece fácil pero cuesta eh! yo siempre he pensado que me la compraé solo cuando este haciendo un curso aunque también hay muchas opciones de aprender y una de ellas es probar y probar!. Para el tema del blig ya lo tengo la de Mati ;P

    besosss
    www.postcardsfromitaly.es

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyright © De lunares y naranjas