Coaching nutricional en Madrid: semanas 2 y 3

Buenos días!

Como me he retrasado, este post os lo hago de dos semanas.....sobre todo porque la semana 2 tuve algunos "problemas técnicos" pero en la semana 3 los he compensado un poco.
La semana dos, como os decía, fue peor que la semana uno, la  verdad.

¿El problema? Nos fuimos a esquiar a Sierra Nevada.



Es cierto que intenté no comer demasiado y, excepto en una de las cenas, creo que lo conseguí. Lo que pasa es que nuestra rutina/horarios de los días de esquí eran incompatibles con algunos de los puntos claves de la dieta:

1. Beber mucha agua. Aparte del problema de cargar con el agua mientras esquias, el mayor inconveniente es que en medio de las pistas el tema de ir al baño es bastante complicado. Tomar el agua adecuada me resultó imposible....aunque, como "examen de conciencia" diré que podría haber bebido más agua después de esquiar, pero, la verdad, ni lo pensé de taaan cansada que estaba por las tardes/noches. Los días de viaje, sus 6 horas de coche, imposible beber mucha agua si no quieres parar cada dos gasolineras.

2. Hacer 5 comidas al día. Cuando vamos a la nieve, para aprovechar el tiempo al máximo, nuestra costumbre es no comer al mediodía. Desayuno fuerte, una barrita de cereales a eso de las 2 y esquiando hasta las 4:30 o 5. ¿Qué haces cuando acabas? Meriendas/comes algo ligero (o te vas al Tía María a probar esos fingers de pollo que te ha recomendado Baballa y que merecen una calle con su nombre). Y, claro, la cena al final termina siendo fuerte, y esto es algo así como la anti-dieta. A eso súmale el estar fuera de casa.....desastre!


A pesar de todo, yo pensaba que la ingente cantidad de ejercicio físico que habíamos hecho gracias a nuestro profesor de esquí, don "mehatocadoelnivelmedioperovoyadarlesclasesdelavanzado", compensaría el desorden en las comidas, pero se ve que no.....

Lo del profesor en realidad estuvo muy bien...aprendimos muchísimo y bajé mi primera pista roja 24 horas después de decirle a mi marido que nunca bajaría una, porque había decidido ser "esquiadora prudente de pistas azules". Si es que no se puede hablar.....

Resultado de la semana.....300 gramos menos. Menos da una piedra, pero es muy muy poco.

Mejor me quedo con lo bien que lo pasamos en la nieve, con que nos dieron una supersuite en el hotel con toallas dobladas en forma de pato y os cuento la semana 3 que lo hice un poco mejor.



¿Cuál fue la clave? Pasé el fin de semana en casa e intenté no salir mucho.

Como bien dice Araceli, cuando estás a dieta tu vida social se ve mermada. Al final, cuando quedas con amigos, la gran mayoría de las actividades tienen que ver con la comida o la bebida. Es ahí donde hay que ser realmente fuerte, no solo para no comer o beber lo que no debes, sino para tener la respuesta adecuada ante las preguntas de la gente que se da cuenta de que no comes determinadas cosas.

Lo importante de esto es que al llevar ya tres semanas de dieta, mi cuerpo no tiene esa necesidad imperiosa de comer chocolate e hidratos a todas horas. Me he acostumbrado a mis nuevos hábitos y no tengo hambre casi nunca (entre horas, quiero decir). Incluso me he acostumbrado a beber mucha agua y tengo sed cuando estoy fuera de casa y bebo menos!

Al final de la semana 3 he perdido 2 kg, que igual según la nutricionista deberían ser 3, y sería mucho mejor para poder estar menos tiempo a dieta, pero, para mi satisfacción personal, si cuento que he tenido que superar unas fiestas de fallas completitas y un viaje de esquí con horarios raros, creo que estoy contenta.

A partir de hoy estaré en "alto riesgo" porque la semana santa me va a poner una dura prueba. Menos mal que no soy muy de torrijas, pero ir a Cádiz sin poder comer toneladas de pescado frito me va a costar...deseadme suerte, o mejor, fuerza!
Os recuerdo que Ari Bradshaw también está siguiendo el coaching con la doctora Inés Santacruz, podeis ver sus post aquí y la página web del equipo de nutricionistas aquí.


besos y que empeceis bien las vacaciones, si las teneis!

teresa

·· pinterest ··· facebook ··· twitter ··· bloglovin ···



11 comentarios:

  1. Felices vacaiones Teresa y ánimo, seguro que lo consigues =)

    Kate

    ResponderEliminar
  2. Looks good! =)

    http://pinkchampagnefashion.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Admiro vuestra fuerza de voluntad y tranquila que, con el esquí, se pierde muchísimo! =)
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  4. Las toallas pato... ese gran invento del hombre ¬¬ jajajaja

    Fuerza Teresa! Que tú puedes con eso y mucho más! jejeje

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Estas fechas son complicadas para las dietas pero ¡¡muchos ánimos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo debería ponerme a dieta, pero me da mucha pereza. Cuando estoy sola lo llevo bien,pero cuando voy a ver a mi chico o viene él es horrible, o le pongo a dieta a él (y no está por la labor) o es imposible. Y otro duro momento, por las noches la ansiedad me hace cenar más de la cuenta.

    http://tirandodefondodearmario.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaaaaay! la vida es dura nena! yo he engordado medio kilo desde la última visita a mi dietista! jooooooooooo! es que lelvo una semana muy mala!

    http://maritienblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. No tuve la suerte de irme a ningun lado, pero me hubiera gustado ir a la nieve,en pascuas siempre se come de más, pero el lunes agua y lechuga, si quieres seguir paseando te espero en mi blog, para ir a Sicilia, besos ana

    ResponderEliminar
  9. Pues que disfrutes en Cádiz (con o sin pescado frito) y que la fuerza te acompañe.

    ResponderEliminar
  10. La verdad que cuando haces planes que rompen con la rutina cuesta seguir con los buenos hábitos.

    ResponderEliminar

copyright © De lunares y naranjas