Maternidad: el extraño caso de los pies que no paran de crecer

Buenos días!

Mis hijos estrenaron el lunes zapatos escolares....por segunda vez en el curso. No llevamos ni dos meses de clase, y ya tenemos los zapatos del pequeño para regalar y los del mayor para heredar. De verdad, no me da el sueldo para zapatos. Lo peor, sin duda, es cuando esto les pasa y me pilla sin nada nuevo en el armario, porque entonces toca comprar sí o sí ese día lo primero que encontremos, al precio que lo encontremos, para salir del atolladero cuanto antes.

Como no todo iban a ser malas noticias, esta vez me pilló con dos pares nuevecitos de Gioseppo en el armario, de un número más del que tenían. La verdad es que fue un completo alegrón, porque los tenía guardados desde principio de septiembre y ya ni me acordaba. 


Como mis dos hijos me dan estos sustos a menudo, esos crecimientos de pie inexplicablemente frecuentes, me he tenido que buscar algunos trucos para que la broma me salga lo más barata posible. Hoy vengo a contaros qué es lo que hago,por dos cosas: 1. por si a alguna le sirve, 2. por  si me dejáis un comentario con más ideas.

¿Qué hago para intentar ahorrar en zapatos infantiles?

1. Que, de entrada, tengan pocos zapatos. Ya que cada pocos meses dejan de servirles, es inútil que tengan 5 pares de zapatos que le sirvan, porque, de repente, se les quedarán todos pequeños casi a la vez. Vamos funcionando con lo mínimo posible (en invierno uno para el cole y dos para el fin de semana, y ya está)

2. En verano, recurro a las zapatillas de lona, que son más económicas que los zapatos de piel. Allá por marzo o abril, voy a Carrefour que tienen mucho surtido bien de precio. Hay que ir pronto porque luego enseguida se agotan y es dificil encontrar el número y color que necesitas.

3. Para invierno, compro zapatos en las rebajas de verano. Camper, Adidas, Munich y demás marcas buenas pero caras, tienen mayores descuentos en verano que en invierno, porque la demanda baja (o eso creo yo). En Zalando, por ejemplo, también he comprado varias veces, porque además en su web hay una sección de rebajas permamente (y porque tienen envío y devolución gratuitos). Este modelo, Pursuit, de Camper, lo hemos comprado ya por tercer año consecutivo (siempre comprando en rebajas o liquidaciones).


4. Para no perder los zapatos, cuando los guardo para que los herede el pequeño, le pongo en cada caja una etiqueta por fuera poniendo el número de zapato bien clarito (no siempre lo llevan), una descripción del zapato (porque no siempre puedo guardarlos en sus cajas originales) y el mes y el año en el que estimo que pueden valerles a Nico. Esta estimación es bastante sencilla porque mi dos hijos son del mismo mes y se llevan dos años. Lo que Martín lleve ahora en octubre de 2017, apunto que a Nico le puede servir en septiembre u octubre de 2019. Parece una tontería pero me ayuda mucho cuando un día me pasa esto de "No me caben los zapatos".

5. No me fío de mis hijos. Que nadie se alarme,  como regla general, les escucho, confío y cuento con sus aportaciones, pero en este tema, hay que desconfiar de entrada.
Mis hijos, y creo que no son excepción, tienden a quejarse, a decirte que el zapato no entra, o que les duele. Yo siempre les digo: Pues vete a jugar un rato y si te sigue doliendo, te lo quito. Rara vez vuelven para que les quite un zapato que yo he considerado que les quedaba bien. Me pasó con Martín hace 3 semanas...como el verano no se va, lleva 5 meses sin usar calcetines ni zapatos duros. Por eso, empecé a probarle y  TODO le molestaba. Creo que a todos nos pasa después del verano, verdad? Los zapatos cerrados de invierno nos cuestan una barbaridad.

El plus, es que este año me he puesto las pilas con el tema calcetines, que también es peliagudo en casa. Les he comprado un pack en H&M de 7 calcetines, uno para cada día de la semana, con el nombre escrito en inglés. Así, cada día se ponen el que toca y yo feliz de tenerlos facilmente emparejados! Los tenéis en la foto...a que son bonitos?




Como os decía, si me dejáis un comentario con vuestros trucos/direcciones/tiendas en las que encontrar zapatos de calidad y baratos, os estaré eternamente agradecida!

Decidme ¿tenéis este problema?

TERESA ZAFRA


arquitecta desde 2005, blogger desde 2010 y madre desde 2012. Abrí este blog hace más de 5 años para probar y ahora no puedo parar! Aunque la vida se le complique cada vez más, no se imagina ya su rutina diaria sin asomarse a este cuaderno de todo que es hoy el blog.

Si queréis más, nos vemos en Instagram







1 comentarios:

  1. Tomo nota de los calcetines.
    Lástima que calce dolía no los tenga.

    ResponderEliminar

copyright © De lunares y naranjas